Numerosas mascotas engalanadas son bendecidas por el párroco de Lanjarón en el día de San Antón

Numerosas mascotas engalanadas son bendecidas por el párroco de Lanjarón en el día de San Antón

Los animales de compañía siguen estando muy presentes en las vidas de muchos vecinos del pueblo

RAFAEL VÍLCHEZLANJARÓN

El agua bendita del hisopo del párroco titular de la iglesia de Lanjarón, Antonio Jesús Heredia, tuvo como destinatario a las mascotas domésticas, sobretodo perros, el día de San Antón. Por segundo año consecutivo muchos vecinos de Lanjarón se acercaron con sus mascotas engalanadas a la placeta de la iglesia para que recibieran la bendición del patrón de los animales. El alcalde de Lanjarón, Eric Escobedo, también quiso que sus dos mascotas recibieran la bendición. Antiguamente en Lanjarón eran bendecidos los animales domésticos el día de San Marcos, principalmente, en la ‘Placetilla Colorá’ situada en el Barrio Hondillo, según indicaron varias personas longevas.

El sacerdote de Lanjarón pidió a los vecinos que guarden respeto hacia sus mascotas y los animales en general. “Los animales de compañía nos prestan cariño, cercanía y ternura y además favorecen la relación con todo lo creado. San Antón fue un eremita egipcio que vivió en el siglo IV y destacó por su gran cariño hacia los animales. Siempre se le presenta vestido con su hábito de monje y con un cerdo a sus pies. San Antonio Abad en medio de la vida austera que llevó, descubrió la sabiduría y el amor divinos a través de observar la naturaleza y de esa revelación adquirió la costumbre de bendecir a los animales y a las plantas. A partir de su muerte fue invocado como patrón de los ganaderos y protector de los animales domésticos”, manifestó Antonio Jesús Heredia.

Animales que ayudan a los niños y adultos en la enfermedad. Las mascotas hacen la soledad más llevadera a muchas personas. Los animales han estado y siguen estando en Lanjarón y en otras zonas muy presentes en las vidas de muchísimas personas y de ellos se pueden aprender lecciones de amor y generosidad. Cuentan que en una ocasión se le acercó una jabalina con sus jabatos que sufrían de ceguera y San Antón los curó, la jabalina ya no se separó más de su lado y siempre le protegió entre otros animales por lo que a San Antón se le representa con un cerdo a sus pies. San Antón nació en el alto Egipto y falleció el 17 de enero del 356, a los 104 años de edad.

Fotos

Vídeos