«Voy a llamar donde haga falta para que no pites más un partido»

Un árbitro recoge en el acta que la alcaldesa de Láchar le amenazó tras suspender un encuentro y avisar a la Policía y la regidora asegura que solo para protegerlo

R. I.Granada

Una vez más la sinrazón obligó a paralizar un partido de fútbol, en este caso, con el agravante de que sobre el terreno de juego había futbolistas con tan solo once años. El partido enfrentaba al Láchar contra el Montefrío en la 4ª división andaluza alevín de fútbol 7. El equipo visitante marcó un gol y un aficionado del equipo local invadió el terreno de juego. Se fue directo a buscar al árbitro y dando voces le dijo: «Pues no ves que es fuera de juego gilipollas, 'so' gilipollas». El juez del partido se quedó de piedra, según reflejó en el acta.

El invasor del campo sirvió de ejemplo a otros espectadores, según consta en el acta, para invadir el terreno. Corría el minuto 58 y «viendo la situación y ambiente, decido suspender de forma temporal el encuentro comunicándole al delegado del equipo local que avise a la fuerza del orden público por motivos de mi propia seguridad», subraya el árbitro.

Hasta aquí, un incidente como los que se leen con más asiduidad de la deseable en las páginas de Deportes. Pero este episodio tiene también un cariz político.

La mediadora

El árbitro decidió refugiarse en los vestuarios. Y allí vivió su segundo calvario. Otro espectador, identificado como hincha del equipo local, se dirige hacia él en los siguientes términos: «Qué pollas es lo que te crees tú aquí, ya puedes salir a pitar». El juez de cancha decidió volver a llamar a las fuerzas de orden público solicitándoles protección, momento que aprovechó la alcaldesa de Láchar, María Nieves López, a su vez presidenta honorífica del club deportivo, para mediar en el conflicto. «Traté de facilitarle protección y evitar que otros aficionados le increparan más. Mi papel fue de mediadora y en ningún momento le reproché nada, al contrario, sólo traté de ayudarle», explicó ayer a preguntas de este periódico.

Sin embargo, en el acta del partido el árbitro escribió lo siguiente refiriéndose a la presidenta de la corporación municipal de Láchar: «¿Qué has llamado a la Policía?, me voy a encargar de llamar a la federación y donde haga falta para que no pites más ningún partido». La alcaldesa niega con rotundidad estas afirmaciones reflejadas en el acta y de hecho argumenta que el juez del partido decidió más tarde salir al campo para reanudar el enfrentamiento entre los dos equipos.

«Si el ambiente no se hubiera calmado, no hubiera podido terminar el encuentro, lo cual demuestra que allí solo intenté facilitarle protección, tranquilizarlo y conseguir que el partido terminara», concluye. Lo peor fue el ejemplo para los futbolistas de tan solo 11 años de edad.

Fotos

Vídeos