La joya del Valle de Lecrín

La joya del Valle de Lecrín

La localidad de Padul es una auténtica explosión de naturaleza y belleza y un punto de visita obligado para los amantes de la cultura, la historia, las tradiciones y el turismo rural

RAFAEL VÍLCHEZ PADUL

La privilegiada situación a su paso por Granada, Sierra Nevada, la Costa Tropical y la Alpujarra convierten al municipio de Padul (situado en la comarca del Valle de Lecrín) en una joya y en un destino ideal para conocer la provincia de Granada. En sus proximidades encontramos la Sierra del Manar, desde cuyas cumbres se disfruta de unas panorámicas magníficas del pueblo y el humedal. Al recordado jesuita, investigador, historiador y hombre de bien nacido en Padul, el padre Ferrer, le encantaba muchísimo subir a esta zona. El patrimonio natural se completaría con los Cerros de Abajo y La Laguna de gran importancia puesto que es el único humedal natural que existe en Granada.

Los numerosos restos hallados en los yacimientos de Los Molinos, Las Viñas, la Rambla de Santa Elena, La Turbera o el Cortijo de la Cuesta, confirma la presencia humana continuada en la zona desde la prehistoria, debido a que era un lugar obligado de paso entre la vega, la Costa y la Alpujarra. Después de siglos de esplendor durante su etapa nazarí, Padul se convirtió en una plaza muy deseada durante la Reconquista puesto que era la llave de la defensa y la despensa de Granada.

El estupendo y preciado patrimonio monumental de Padul está representado por la Iglesia de Santa María la Mayor, de estilo mudéjar, donde destaca el retablo barroco, obra de Luis de Machuca, hijo del constructor del Palacio de Carlos V de Granada. Otros edificios son la Ermita de San Sebastián, donde existe una lápida que recuerda la heróica defensa de la casa realizada por Martín Pérez de Aróstegui, primer propietario, durante la cruenta sublevación morisca.

También son destacables los elementos urbanísticos que salpican el centro histórico, como son las numerosas cruces que se encuentran en las calles, el céntrico lavadero público, la Casa Grande, las hornacinas o fuentes como la de los Cinco Caños. Las Escuelas de San Isidro son un símbolo de uno de los personajes más notables de Padul como fue don Isidro Pérez de Herrasti, responsable de su construcción. La antigua estación del tranvía es otro reclamo más, además de ser el motor cultural de la villa de Padul.

Padul celebra en enero sus fiestas patronales en honor a San Sebastián. Son famosas las hogueras a lo largo del recorrido de la procesión. Otras fechas destacadas son la Semana Santa, una de las más importantes de la provincia de Granada que cuenta también con pasos vivientes. La Fiesta del Mosto y de la Matanza , su real feria de ganado y la Feria Agroalimentaria de Turismo y la Artesanía del Valle de Lecrín, Temple y Costa que se celebra en el mes de diciembre durante el Puente de la Inmaculada, y que este año cumple 19 años de vida, se han convertido también en unos de los principales atractivos turísticos del bello municipio de Padul, célebre también por su gastronomía, productos del campo, pan y dulces, jamones y chacinas, vinos, aceite, artesanía, cerveza, banda de música, turismo rural, entre otras interesantes cosas. El alcalde de Padul es el agradable, ingenioso y muy eficaz Manuel Alarcón.

El famoso y virtuoso chef de cocina Diego Morales, y el célebre coleccionista de coches y motos antiguas, Paquito ‘El del Gasoe’, también son de este pueblo que dispone también de un estupendo canal de televisión local y de una gran emisora de radio. Además, y entre otras cosas, en Padul existen importantes empresarios que fabrican y comercializan materiales para la construcción: Pérez Lázaro, Viguetas Lecrín, Hierros Padul, etcétera. José Villena (ya fallecido), maestro de escuela, investigador, escritor, cronista y corresponsal de IDEAL durante muchísimos años también era de Padul.

Fotos

Vídeos