Los 'grandes hermanos' que vienen de la universidad

Jóvenes ayudan a otros jóvenes en peligro de exclusión social | Un programa de la Diputación promueve el acompañamiento socioeducativo de estudiantes de la UGR a menores vulnerables de la provincia

Basma ayuda a Nerea, una menor en riesgo de exclusión de Atarfe que de mayor quiere ser inspectora de trabajo. / JORGE PASTOR
JORGE PASTORGranada

Las estadísticas de organizaciones como Save de Children están ahí. Tan reales como alarmantes. Uno de cada tres niños de Granada, esa provincia situada al sur del sur de la Europa rica y próspera, están en riesgo de exclusión. Y en 'riesgo de exclusión' significa muchas cosas. Entre ellas, peligro de marginalidad, con todas las consecuencias negativas que conllevan este tipo de situaciones para críos que, 'cogidos a tiempo', pueden aportar tanto a la sociedad como los de cualquier familia normalizada. Ahí está la clave. En coger a tiempo. Y eso es lo que se pretende con un programa que promueve la Diputación, que se llama Progresa y que este año ha alcanzado su tercera edición. La filosofía es sencilla. Que jóvenes ayuden a otros jóvenes que son vulnerables desde el punto de vista socioeducativo -en contraprestación reciben una beca Ícaro de 450 euros-. Son los 'grandes hermanos' que vienen de la Universidad de Granada, matriculados en últimos cursos de titulaciones de la rama social como Psicología, Pedagogía, Educación Social, Magisterio o Trabajo Social.

Mediante esta experiencia colaborativa de 'jóvenes con jóvenes', la Diputación busca básicamente prevenir el absentismo y el abandono escolar temprano mediante el acompañamiento y apoyo formativo. Pero también se persigue el fortalecimiento y adquisición de competencias por parte de los chavales que propicien su inclusión. En el otro lado de la balanza, los universitarios que participan en el Progresa, que tienen la condición de monitores, obtienen un triple beneficio: prácticas de atención directa, capacitación específica -se forman exclusivamente para ello durante un mes- y orientación para la inserción en el mercado laboral.

Hasta el momento se han completado las dos primeras fases de este proyecto, coincidentes con los cursos 2016/2017, en las que han participado un total de 217 estudiantes de la UGR que han trabajado con 350 menores. La Diputación ha invertido un montante de 1,3 millones de euros, aunque en el desarrollo del Progresa también resulta imprescindible el concurso de la delegación de Educación de la Junta y la Universidad. Detrás de todos ellos están los responsables-tutores, profesionales de los Centros de Servicios Sociales Comunitarios.

Desde la Diputación destacan la «satisfacción por los logros parciales que se están consiguiendo». Y es que más allá de ese contacto de tú a tú, con dinámicas de grupo y también individuales durante varios días a la semana, se han programado hasta la fecha cuarenta actividades complementarias en épocas no lectivas como el verano o la navidad. En Pinos Puente, por ejemplo, se celebró un evento de arte callejero. En Castilléjar también se organizó una exposición con las fotografías tomadas por los chiquillos.

Fotos

Vídeos