Un granadino atrapado en Punta Cana por el Huracán Irma

Los huéspedes del hotel de lujo tuvieron que resguardarse del huracán en un refugio. / CRISTIAN R. R.

“Estando aquí sientes mucho miedo porque sabes que estás viviendo todo lo que has visto en la tele y conoces los daños que ha causado el ciclón”, relata el joven natural de Churriana de la Vega

SARAI BAUSÁN GARCÍAGRANADA

Cristian, un joven de 26 años natural de Churriana de la Vega, ha visto sus idílicas vacaciones en Punta Cana ensombrecidas por las consecuencias del Huracán Irma, considerado el mayor ciclón formado en el Atlántico en las últimas décadas que ya ha dejado sus primeras víctimas mortales en los territorios por los que ha pasado. Tal y como el propio Cristian cuenta a IDEAL, el pasado miércoles tuvo que dejar su habitación en un hotel de lujo para resguardarse en un refugio situado en una zona “más segura”.

"Solo pudimos coger el móvil y el pasaporte"

"Cuando llegamos el domingo, no hubo ningún problema, el ambiente era impresionante y estando en un hotel de lujo crees que has llegado al paraíso. Pero, de repente, todo cambió”, relata el muchacho. Todo comenzó con una nota entregada por el hotel en el que se advertía de la cercanía del paso de Irma por la República Dominicana y se aconsejaba que prepararan sus pertenencias en la maleta, guardaran los objetivos de valor en la caja fuerte y revisaran constantemente las pantallas del hotel para conocer las novedades hasta que se tomaran medidas según la gravedad del huracán.

MÁS INFORMACIÓN

Asimismo, se les recomendaba que se pusiesen en contacto con su representante de la agencia de viajes para reprogramar su viaje de vuelta y se les comentaba la posibilidad de ser enviados a un refugio temporal en el que estuvieran más seguros.

Tal y como el granadino asegura, en un principio no se preocupó demasiado al “no ser un lugar en el que estábamos un sitio para pensar en esas cosas y más con el tiempo que hacía", pero cuando les pidieron que dejaran el cuarto en el que se encontraban -un bajo con balcón-, para dirigirse dos plantas más arriba empezó a replantearse la situación.

Continúa atrapado en Punta Cana

"Nos empezaron a llegar empleados explicando que, por precaución, se iba a cerrar la piscina, la playa y todas las zonas de ocio y que permaneciéramos en nuestras habitaciones, que cerráramos los balcones y tuviéramos las cortinas cerradas", narra a través de su teléfono móvil el varón que continúa atrapado en Punta Cana. Sería durante la jornada del miércoles cuando una nueva nota les pedía que dejaran las maletas sobre la cama y que cogieran una almohada porque iban a tener que marcharse a un refugio en el que solo podrían llevar el móvil y el pasaporte. "Como medida de seguridad, además, se desconectaron ascensores, se pusieron sacos en las puertas, los techos de madera se ataron con cuerdas y se taparon las ventanas", añade.

Desde el interior del refugio, los ruidos y golpes hacían que el miedo aflorara en cada uno de los allí presentes pero, según indica Cristian, "pusieron una película con la voz muy alta para que no se escucharan los ruidos y así los altavoces lo disimulaban todo".

Estando aquí sientes mucho miedo"

"La gente se veía muy preocupada, pero la verdad es que los empleados del hotel han hecho un buen trabajo manteniendo la calma. La gente ya está más tranquila a pesar de que hay mucho viento y lluvias torrenciales", explica a IDEAL.

Cuando el reloj dio las nueve de la mañana el jueves, le comunicaran que al fin podrían volver a sus habitaciones pero que, por precaución, solo podrían moverse por el hotel o la cafetería, nada de ir al exterior. "Estando aquí sientes mucho miedo porque sabes que estás viviendo todo lo que has visto en la tele y conoces los daños que ha causado el ciclón”, afirma.

A esa inquietud se le suma el desconocimiento de cuándo podrán volver a casa al haber sido cancelados todos los vuelos que conectan el territorio. “Debía irme a Madrid el domingo pero no sé si podré cogerlo. Todos tenemos mucha incertidumbre de qué pasará”, relata.

Fotos

Vídeos