Granada pedirá a Unesco antes de diciembre que los Valles de Norte sean Geoparque Mundial

Vistas del Geoparque del Cuaternario desde lo alto del cerro de Jabalcón (1.488 metros). / JORGE PASTOR

Este reconocimiento, basado en el valor geológico excepcional, sería un revulsivo económico para cuatro comarcas

Jorge Pastor
JORGE PASTORGranada

Cierre los ojos. Imagínese por unos momentos que sube a una montaña muy alta. Imagínese también que, desde todo lo alto, la imagen inabarcable que está ensoñando representa nada más y nada menos que los 250 millones de años que lleva formándose la Tierra. Vale, ahora abra los ojos. Deje de imaginar. Móntese en su coche. Vaya de excursión hasta cerro de Jabalcón (1.488 metros sobre el nivel del mar), allá por Zújar. Y, en efecto, ahí delante, en lo que una vez fue el Mar de Tetis, después un enorme lago que iba de Baza a Huéscar y ahora un vasto paisaje con miles de cárcavas, lo que usted está observando es, básicamente, el resumen geológico de nuestro planeta.

Son los Valles del Norte de Granada. Una extensión de 1.410 kilómetros cuadrados que posiblemente, a la vuelta un par de años, se convierta en un Geoparque Mundial, un reconocimiento que otorga la Unesco para espacios tan singulares como éste, sin parangón en Europa y absolutamente excepcional en el resto del mundo. Un geoparque circunscrito a la época del Cuaternario, desde hace 2,59 millones de años hasta nuestros días, una porción minúscula en la 'eterna' línea del tiempo. Un reconocimiento que más allá del indudable prestigio nacional e internacional que conlleva, también puede ser un revulsivo económico para unas comarcas tan necesitadas de estímulos como las de Baza, Guadix, Montes Orientales y Huéscar, donde los niveles de renta por habitante son notablemente inferiores a la media nacional e incluso andaluza.

La candidatura del Geoparque del Cuaternario 'Valles del Norte de Granada', promovida por la Diputación y otras entidades como los grupos de desarrollo rural, lleva bastante tiempo amasándose a fuego lento. Ahora todo está ya perfectamente documentado. Con todo el rigor científico. El cronograma vendría a ser más o menos el siguiente. La Comisión Nacional de Cooperación con la Unesco, un organismo vinculado al Gobierno, remitirá el expediente de los Valles del Norte de Granada a la Unesco antes del 30 de noviembre. Después, durante unos meses -normalmente entre seis y ocho-, los técnicos de la Unesco analizan el dossier y lo resuelven. Hay tres posibilidades: que lo echen para atrás, que hagan alguna matización que requiera una revisión -lo que requiere empezar el procedimiento de cero- o que decidan la visita de los especialistas que, sobre el terreno, realicen la evaluación para comprobar que todo lo que aparece blanco sobre negro se asimila a la realidad. Éste es el informe que se eleva a la Red de Geoparques Mundiales, cuyo comité se reúne tan sólo una vez al año. En principio todo apunta que será en 2019 cuando la Unesco determine 'sí' o 'no' a las aspiraciones de Granada. La comunidad andaluza ya cuenta con tres Geoparques Mundiales: la Sierra Norte de Sevilla, el Cabo de Gata y la Subbética. Los tres tienen también la consideración de parque natural.

Científicos en la Falla de Baza, de 37 kilómetros de longitud.
Científicos en la Falla de Baza, de 37 kilómetros de longitud. / J. P.

Pero regresemos nuevamente a Jabalcón. Y hagámoslo en esta ocasión con un catalejo muy potente. Tan potente como que alcance desde Huéscar hasta Alamedilla -recuerde que en este reportaje es muy importante tirar de imaginación-. ¿Qué se puede ver desde allí arriba? Alfonso Arribas, geólogo, paleontólogo y uno de los principales impulsores del Geoparque del Cuaternario 'Valles del Norte de Granada', explica que, entre las excepcionalidades, cabe destacar las «lavas submarinas formadas hace 140 millones de años, cuando se estaba produciendo la separación de las placas continentales». Y es que, por aquel entonces, muchísimo antes de los tiempos de Matusalén, Jabalcón era una especie de isla en el Mar de Tetis -el Mediterráneo primigenio- rodeada por lo que hoy conocemos como la Sierra de Arana, Cazorla, Sierra Nevada y Sierra de Baza, que ya se estaban configurando como cordilleras. Sí, hace 140 millones de años aquí estaba lo que hoy sería el Estrecho de Gibraltar. Alfonso Arribas también resalta los restos fósiles de mastodontes y mamuts, félidos con dientes de sable, hienas, rinocerontes de pradera e hipopótamos. «Toda la diversidad del cuaternario está registrada aquí», subraya.

Sismitas

Francisco Juan García, profesor de la Universidad de Jaén, experto en Geomorfología Tectónica y colaborador principal en el proyecto Geoparque del Cuaternario 'Valles del Norte de Granada', también destaca la existencia de sismitas, ondulaciones y formas concéntricas que se forman por licuefacción de los sedimentos del fondo de la masa de agua que había en la zona durante un terremoto. «La particularidad -comenta este científi co- es que se pueden ver en tres dimensiones y son de gran tamaño». La actividad sísmica no ha desaparecido. Proviene de la Falla de Baza, una fractura de 37 kilómetros de longitud, entre Caniles y Cortes de Baza, que es determinante en la conformación de los Valles del Norte tal y como los conocemos hoy día. «Este espesor de sedimentos del Cuaternario es excepcional», recalca García. Uno de los grandes argumentos para recibir las bendiciones de la Unesco.

Francisco Juan García comenta que este Geoparque contiene el «testimonio pétreo de la historia geológica de un río y un lago que estuvieron activos entre 5,3 millones de años y 450.000 años atrás, durante una etapa endorreica (sin salida fluvial hacia el océano), tras la cual sus sedimentos se ha ido erosionando en un periodo exorreico (desagüe hacia el mar) que continúa en la actualidad, caracterizado por decenas de miles de cárcavas». «Este trocito del planeta, situado al Norte de Granada, es el testimonio en piedra de los ecosistemas terrestres que se desarrollaron en Europa Occidental durante los últimos 2,5 millones de años, los mismos de los grandes mamíferos extintos del Cuaternario».

Ríos más recientes, como Guadix, Gor, Fardes, Guadahortuna, Castril o Galera, fueron modelando el terreno de forma progresiva durante el último medio millón de años, configurando un territorio salvaje, de naturaleza árida y colores tan característicos como el rojizo de los bad lands, donde las rocas expuestas en los valles fluviales no sólo narran la evolución estratigráfica del Cuaternario, sino de los 250 millones de años de antigüedad.

Setenta lugares de alto interés geológico

El proyecto del Geoparque del Cuaternario 'Valles del Norte de Granada' es una iniciativa de desarrollo local de carácter supramunicipal basada en el valor excepcional del patrimonio geológico y los recursos naturales y culturales de las comarcas de Guadix, Baza, Huéscar y Montes Orientales. Están localizados setenta lugares de alto interés, muchos de ellos de relevancia.

En la zona occidental (Hoya de Guadix y Montes Orientales) engloba los valles fluviales generados por ríos como Guadix, Fardes, Gor, Guadahortuna, Guadiana Menor y sus tributarios. En la parte oriental se hallan los cauces del Baza, Gállego, Golopón, Cúllar, Castril, Guardal, Galera, Orce y Huéscar. También la laguna de Bugéjar. En total, una extensión de 1.410 kilómetros cuadrados que abarca treinta y cuatro municipios de las comarcas de Guadix, Baza, Huéscar y Montes Orientales.

Fotos

Vídeos