La demora de los trámites judiciales puede acabar con la vida de los caballos del 'caso Malaya'

Uno de los caballos de los localizados en la granja de Dúrcal donde se encuentran los noventa equinos maltratados. / OPC

El propietario de estos animales malnutridos está en prisión por delitos de drogas

J. R. VILLALBA / V. SÁNCHEZGRANADA

El dueño de los noventa caballos procedentes de la ganadería Marqués de Velilla, expropiedad del cerebro de la 'Operación Malaya' -Juan Antonio Roca-, está en prisión por un presunto delito contra la salud pública. La Guardia Civil lo arrestó el pasado mes de octubre y el juez decidió enviarlo al penal de Albolote. Años atrás, en 2014, la Policía Nacional lo sorprendió con casi cuatrocientos kilos de marihuana ya preparada para su venta en la misma finca donde los agentes del Seprona del instituto armado encontraron a los caballos malnutridos días atrás. No sólo eso. También fue arrestado en otra ocasión por una tentativa de homicidio tras una trifulca registrada en el centro de salud de Dúrcal.

Este es el perfil del propietario de los noventa equinos malnutridos hallados en una finca de Dúrcal que no estaba registrada en la Consejería de Agricultura. Tampoco los animales disponían de ningún tipo de documentación. Solo tenían el microchip de la ganadería Marqués de Velilla de donde procedían. Un desastre.

La mitad de los animales llevaba en Dúrcal bastante tiempo, pero los otros 45 se encontraban en una granja de Córdoba donde fueron adquiridos hace año y medio. El propietario iba a Córdoba una vez en semana o cada quince días para alimentar a los equinos, según ha podido saber este periódico, y de hecho los caballos llevaban en Dúrcal pocos días antes de que este ganadero fuera detenido e ingresado en prisión.

Comida cada dos días

Los caballos los está cuidando, según ha ordenado un juez, un empleado de este ganadero que acude cada dos días a ponerle comida a los equinos. No sólo estaban malnutridos, sino que el escaso espacio disponible en la granja les impedía moverse y muchos de ellos presentan un déficit de movilidad muy importante, con todo lo que ello conlleva.

De toda la yeguada, adquirida hace año y medio, hay al menos siete caballos que se encuentran en muy mal estado y no se descarta que puedan perecer en los próximos días.

Ahora está en juego la vida de los caballos. El juzgado de Órgiva que ordenó el ingreso en prisión del ganadero por un delito de drogas ha remitido la causa por maltrato animal a un juzgado granadino. La demora en estos trámites, es decir, hasta que no llegue a un juez de instrucción de la capital granadina esta denuncia y ordene que se hagan cargo de los equinos a alguna de las dos asociaciones que se han prestado de forma voluntaria para su cuidado, puede ser fatal. «Hay caballos que se encuentran en muy mal estado y pueden sufrir un fallo multiorgánico en cualquier momento. La vida de estos animales está en peligro y es necesario adoptar una decisión judicial rápida para salvarlos», dijo ayer Verónica Sánchez Valdehita, directora del refugio El Burrito, dedicada a la protección de equinos maltratados.

El cuidado de estos animales no pasa por echarles comida solamente, ya que el estado de malnutrición resulta tan excesivo que entre ellos mismos compiten por la comida y los más débiles corren el riesgo de morir. «Nuestra asociación de El Burrito y otra conocida como Luna nos hemos prestado para tutelar el cuidado de los caballos pero las autoridades judiciales deben adoptar una decisión rápida para darnos el visto bueno del cuidado de los animales. Si no lo hacen de forma inminente, hay un riesgo importante de que algunos de ellos pierdan la vida», advierte Sánchez Valdehita.

El propio Seprona presentó en su denuncia la propuesta para que estas dos asociaciones se hicieran cargo de los animales, una invitación para salvar la vida de los equinos que en estos momentos depende de una decisión judicial.

La presidenta de esta protectora de equinos maltratados asegura que la situación en la que estaban los caballos era dantesca y quizá sea por el número -noventa caballos-, la segunda intervención contra el maltrato más importante de las efectuadas en España. «Estamos a tiempo de salvarlos», sentencia.

Fotos

Vídeos