Condenados tres futbolistas y un entrenador por pegar a un delegado de campo en Peligros

El fallo revela que un DVD con la secuencia de la agresión ha sido crucial para el desenlace. /IDEAL
El fallo revela que un DVD con la secuencia de la agresión ha sido crucial para el desenlace. / IDEAL

Los denunciados, que llegaron a decir al joven «hijo de puta, cabrón, te vamos a matar, te vamos a reventar», tendrán que pagarle 2.200 euros

Yenalia Huertas
YENALIA HUERTASGranada

Tres jugadores y el entrenador de un equipo de fútbol de Albolote han sido condenados a pagar 1.080 euros de multa por agredir a puñetazos y amenazar a un delegado de campo durante un partido celebrado en Peligros el 8 de octubre pasado. Además, habrán de indemnizar con 2.200 euros a la víctima, que como consecuencia de la agresión no pudo presentarse a las pruebas físicas de la Policía Nacional.

IDEAL ha tenido acceso a la sentencia, dictada el 21 de febrero por la jueza María Ángeles Jiménez, tras la celebración de un juicio por delito leve el pasado 14 de febrero. La resolución, que puede ser recurrida ante la Audiencia de Granada, considera a los denunciados autores de un delito leve de lesiones y de otro delito leve de amenazas. Aparte, a uno de los jugadores lo castiga también a pagar otra multa de 360 euros por «un delito leve de maltrato de obra sin causar lesión» cometido contra el padre del delegado de campo, golpeado cuando fue a ayudar a su hijo.

La sentencia recalca que la víctima no pudo presentarse a las pruebas para ser policía

Además de la sanción económica, la jueza, que es la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Granada, ha prohibido a los deportistas acercarse a menos de 200 metros del denunciante, así como comunicarse con él «por cualquier medio, directo e indirecto». La medida de alejamiento tendrá una vigencia de cuatro meses.

La sentencia considera probado que los hechos ocurrieron el 8 de octubre del año pasado, en el campo de fútbol 'Antonio Bailón' de Peligros, y fueron protagonizados por tres jugadores de un club deportivo de Albolote, A.J.C., R.C.G. y J.M.M.R., junto a G.J.S.R., entrenador del club.

La agresión se produjo cuando el delegado de campo, A.Ch.O., «realizando tales funciones, se dirigió a bajar al túnel de vestuarios» y «recibió un empujón» por parte de uno de los jugadores «que provocó su caída».

Lo que le hicieron

A raíz del empujón y de la caída, el entrenador «lo agarró fuertemente del cuello» para reprocharle que se hubiera tirado al suelo él «solo». A continuación, en torno al delegado se generó «un gran revuelo de gente». A partir de ese momento se sucedieron los golpes. La jueza ha tenido en cuenta tanto las declaraciones de unos y otros como el reportaje fotográfico aportado por el abogado del denunciante y un DVD con la grabación de la secuencia. En él, «se puede observar, claramente, la existencia de las agresiones sufridas por ambos denunciantes y la participación de los denunciados», ensalza la jueza.

Uno de los denunciados lanzó al delegado «de forma sorpresiva» una botella que le impactó en la cabeza, donde al mismo tiempo recibió «una fuerte patada». Otros de los jugadores le propinaron «varios puñetazos en la cara» y todos, mientras le golpeaban, le dijeron «hijo de puta, cabrón, te vamos a matar, te vamos a reventar».

A cada uno de los denunciados los condena a dos multas de 540 euros
En total, 1.080 euros.
Es la indemnización que tendrán que abonar
1.200 euros por las lesiones y 1.000 por el daño moral.

La víctima sufrió lesiones de las que tardó en curar nueve días, cuatro de los cuales estuvo impedido para sus ocupaciones habituales. No le han quedado secuelas, pero no pudo presentarse a las pruebas físicas de las oposiciones que se estaba preparando, ya que la convocatoria tuvo lugar en los días siguientes al incidente.

«En el supuesto que nos ocupa, la entidad de las expresiones proferidas, el contexto específico en el que estas se producen y su claro contenido, permiten deducir, sin duda, la existencia de daño moral indemnizable», indica la magistrada, que resalta el hecho de que «debido a las agresiones sufridas» no pudiera concurrir a la ejecución de las pruebas físicas para las que estaba convocado en esos días. «Está claro que ello implica la pérdida de esa convocatoria» y tendrá que estar «al menos, otro año más opositando». En la causa han ejercido la acusación particular la víctima y su progenitor, que han estado representados por el abogado Solimán Ahmed, según las fuentes consultadas.

Fotos

Vídeos