Chite celebra la rifa de los Santos Inocentes envuelta en la polémica

La rifa de los Santos Inocentes se hace con cartas de una baraja./V.S.C.
La rifa de los Santos Inocentes se hace con cartas de una baraja. / V.S.C.

La fiesta fue recuperada por mujeres del pueblo en los años 90 y pujaron por un paseo con el precursor de la idea

Vanessa Sánchez
VANESSA SÁNCHEZGranada

El bullicio era el dueño de la Casa de la Cultura de Chite ayer sábado a mediodía. Una trompetilla que hace sonar un chitero disfrazado de antiguo alguacil marca el inicio de la rifa. El ganador se lleva una cesta cargada de productos de la comarca del Valle de Lecrín. «Estas son las fiestas, la realidad es muy sencilla, antiguamente se hacía -esa puja por los bailes con las mujeres del pueblo que ha generado la polémic- pero ahora es una rifa para recaudar fondos para las fiestas de San Segundo en junio y para colaborar en la nueva iluminación de la iglesia» dice Salvador Ramírez, alcalde del municipio de Lecrín al que pertenece Chite y cuyas declaraciones han concitado las críticas de todos los partidos políticos.

Francisco Martín es chitero e historiador que ha estudiado la Fiesta de las Ánimas de Granada. Asegura ser el precursor de la recuperación de una fiesta que según mantiene «se ha celebrado en toda la provincia». Cuenta que en los años 90, cuando se celebró la primera fiesta tras muchas décadas sin hacerse, «las mujeres pujaron para pasear por la plaza» con él.

Además, señala que las mujeres fueron también las que lograron resucitar este evento «cuando la fiesta decayó, fueron ellas las que se vistieron con los trajes de alcalde, alguacil, y fueron a pedir a los negocios la colaboración para las fiestas».

Para probar que se trata de una fiesta que se celebraba en toda la provincia recita un fragmento de la zarzuela 'Luisa Fernanda' de 1932 que dice «que en Granada hasta las mocitas más honestas sacan a subasta un baile».

Al reconocer a los periodistas en el evento, hay voces que invitan a que se publique que no hay subasta de personas o bien preguntan «si es como se ha contado en los medios o es diferente». Sin embargo, uno de los asistentes asegura que el año pasado, y en años anteriores «por la tarde, las mujeres han pujado para que bailen los hombres en pareja, y luego los hombres han hecho lo mismo». El mismo chitero cuenta que tras esa subasta, las féminas «pujaron por que cantasen los hombres». No quiere aparecer ante la cámara y prefiere permanecer en el anonimato pero señala a dos chiteras que participaron el año anterior en la puja por el baile masculino. Al preguntarle a una de ellas dice no recordar nada y que lo que se rifan son productos. Al insistir con la pregunta sobre el año anterior, vuelve a decir que no recuerda nada y que tiene prisa por atender la barra.

Tanto el chitero que cuenta lo que ocurre por la tarde como Francisco Martín opinan que el ejemplo que puso el alcalde de pujar por un baile con su mujer a cambio de dinero -y origen de toda la polémica- «fue desacertado para explicar cómo es la fiesta en realidad». Francisco Martín añade que «si hubiese sido una alcaldesa habría puesto el ejemplo de pujar por un baile con su marido».

Fotos

Vídeos