El ADN del bebé fallecido servirá para cotejarlo con el de las mujeres sospechosas que aparezcan

Vista de la planta de Alhendín./SARAI BAUSÁN
Vista de la planta de Alhendín. / SARAI BAUSÁN

Los investigadores de la Guardia Civil continúan adelante con sus pesquisas

JOSÉ RAMÓN VILLALBAGRANADA

El ADN extraído al bebé aparecido muerto el pasado miércoles en una bolsa de basura sólo será útil si aparecen mujeres sospechosas para cotejar ambos perfiles genéticos, el del recién nacido y el de la fémina. Esta será la prueba de fuego para determinar, en el caso de que llegue a ser detenida alguna mujer, si es o no la madre de la criatura. El ADN será la pericial determinante como viene siendo habitual en la resolución de muchos, la práctica totalidad, de homicidios registrados.

MÁS INFORMACIÓN

Los investigadores de la Guardia Civil continúan adelante con sus pesquisas tratando de indagar en el ámbito sanitario para saber si la madre dejó algún tipo de indicio tras una hipotética asistencia en un servicio de urgencias tras alumbrar a la criatura o previamente durante el embarazo. Las primeras pruebas forenses sí han determinado que el bebé nació vivo, sano y pasó nueve meses en el vientre de la madre.

Fotos

Vídeos