Los autores de un homicidio y de un tiroteo en Granada viven impunes en Francia

Policías tras el tiroteo en la avenida de Dílar el pasado enero, los autores están en Francia. /A. AGUILAR
Policías tras el tiroteo en la avenida de Dílar el pasado enero, los autores están en Francia. / A. AGUILAR

Dos investigaciones policiales sobre un asesinato y una tentativa de homicidio están a la espera de que un juez les autorice detenciones en el país galo, de momento, sin resultado

JOSÉ R. VILLALBAGRANADA

La mañana del 24 de diciembre de 2014 apareció el cadáver de un individuo de 31 años con tres balazos en el cráneo y hematomas por distintas partes del cuerpo. El fallecido, cuyo cuerpo lo encontró un vecino de Huétor Santillán cerca del kilómetro 259 de la A-92 a la altura del citado municipio, tenía pasaporte francés, aunque nacido en Marruecos. El fallecido estaba en un camino de tierra de una zona conocida como los Peñoncillos de Huétor Santillán.

La Policía Judicial de la Guardia Civil inició una investigación para esclarecer lo ocurrido y tratar de localizar al autor o autores del crimen. Los investigadores encontraron la documentación del fallecido a pocos metros del lugar donde estaba el cadáver. Tras un primer rastreo pudieron comprobar que el finado estuvo hospedado en el Hotel Vincci de la capital granadina. Empezaron a ver imágenes de cámaras instaladas en la autovía, a preguntar a la policía francesa por los antecedentes del sujeto fallecido y poco a poco lograron ir reconstruyendo la secuencia de los hechos hasta el momento en que apareció muerto.

El fallecido vino en coche desde Niza (Francia) hasta Algeciras (Cádiz) haciendo escala en Alicante acompañado de otra persona más y en Alicante se sumó otro coche con otro individuo al volante. Los casi mil kilómetros de distancia recorridos no eran para comprar libros ni para matricularse en una universidad, los investigadores creen que detrás hay algún tipo de negocio turbio posiblemente relacionado con el tráfico de hachís. Tras llegar a Algeciras siguieron camino de Granada donde hicieron noche. Se alojaron en el Hotel Vincci y antes estuvieron en un club de alterne, ubicado junto al parque comercial Albán en Armilla. A la mañana siguiente emprendieron el viaje a Francia en los dos vehículos. Uno ocupado por dos personas y el otro solo por una. Poco después los dos turismos iban con sólo sus respectivos conductores.

Los investigadores lograron identificar a las dos personas que acompañaban al fallecido y supuestamente vinculada con este crimen después de largos meses de investigación y de hablar con distintas fuentes, incluida la mujer e hijo del asesinado.

Tres años y medio después

Una vez localizados los presuntos homicidas y ubicados sus domicilios en el país galo, los investigadores solicitaron una orden de detención contra estos dos individuos en el Juzgado de Instrucción número 8 de Granada. Han pasado ya tres años y medio desde aquel vil asesinato y el trabajo policial sigue en el cajón de los olvidos esperando que un juez dé el visto bueno y todo apunta a que no lo hará. Estos dos individuos, con un amplio histotrial en delitos cotra la salud pública, siguen haciendo su vida en Francia como si nada hubiera ocurrido.

Otro caso más reciente. Un ciudadano marroquí de 27 años resultó herido de bala el pasado 25 de enero sobre las 17.50 horas en la cochera comunitaria de la urbanización Jardines del Violón, muy próxima al Palacio de Congresos de la capital granadina. La bala del calibre 45 que le atravesó la pierna derecha no le tocó finalmente la arteria, algo que le permitió salir airoso de este trance.

El grupo de Homicidios de la Policía Nacional de Granada ha logrado identificar a los dos autores del tiroteo, ambos residentes en Francia y con antecedentes. Al menos uno de ellos había sido detenido en territorio galo por tenencia ilícita de armas anteriormente al tiroteo en la avenida de Dílar, y otro también disponía de ficha policial abierta en Bélgica. Los dos identificados tienen 29 y 25 años, son de nacionalidad francesa y ascendencia marroquí.

Los dos jóvenes franceses huyeron a Francia la misma tarde de los hechos. Al día siguiente ya hay constancia de que estaban en suelo galo. Los investigadores sólo tenían una pista de la que tirar, la matrícula francesa del Renault Megane de color negro. A partir de ahí, lograron saber quién era el dueño del vehículo, algo que les sirvió para conocer sus círculos de amistades. Las autoridades francesas colaboraron con los investigadores del grupo de Homicidios de Policía Nacional.

La víctima, tal y como suele suceder en este tipo de episodios, declinó prestar declaración y aclarar lo sucedido. También es marroquí. El amigo de la víctima, también procedente del norte de África, participó en las maniobras para taponarle la sangre que perdía por el balazo su compañero. Posteriormente, la Policía Nacional le tomó la filiación y le hizo unas preguntas para tratar de arrojar luz sobre lo sucedido.

La titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Granada es quien tiene ahora que adoptar la decisión de si autoriza una comisión rogatoria para que los dos jóvenes franceses, identificados como los presunto autores del tiroteo, sean puestos en busca y captura para ser detenidos por estos hechos en territorio francés. De momento, no hay pronunciamiento.

Estas cuatro personas viven en Francia sin mayores problemas, mientras un juez de Granada no dé el visto bueno para detener a estos individuos en territorio galo, no les ocurrirá nada.

Otro cadáver en la cuneta con un huido en Marruecos y detenido en Hospitalet

El cadáver de Abdelaziz Bel Had fue encontrado en el término municipal de Láchar el 10 de enero de 2011, concretamente en el kilómetro 222 de la A-92 en dirección Málaga. Tres puñaladas, una mortal en la femoral, otra en las manos, señal de que trató de defenderse de su agresor, y otra tercera pusieron punto y final a una vida de 42 años repleta de encuentros y desencuentros con la ley. El cuerpo sin vida de este marroquí, con residencia en Ceuta donde vive su familia en estos momentos, fue hallado por la noche y llevaba en la cuneta de la carretera varios días. Aquel hallazgo del cadáver pasó sin pena ni gloria en esta provincia porque no lo investigaron las fuerzas y cuerpos de seguridad de Granada por la sencilla razón de que el fallecido y el asesino formaban parte de una investigación policial desarrollada desde la comisaría general de la Policía Judicial de Madrid.

¿Quién lo mató? Los investigadores, según fuentes consultadas por este periódico en el Ministerio del Interior y personas próximas a esta causa en Cataluña, tenían plenamente identificado al presunto autor de los hechos, un varón de nacionalidad marroquí que en la actualidad tiene 39 años. Desde la muerte de Abdelaziz en Láchar, desapareció de la geografía española y supuestamente estuvo refugiado en Marruecos. Llegó a tener hasta cinco identidades distintas y la Policía Nacional supo que se encontraba en Hospitalet (Barcelona) en 2016.

Una pareja de Mossos d'Esquadra en colaboración con la información suministrada por la Policía Nacional logró detenerlo en la citada localidad barcelonesa. Dio una identidad falsa, pero la imagen y sus huellas lo delataron. Pasó a disposición del juzgado de guardia de Hospitalet, en concreto Instrucción 5, y allí quedó en libertad con cargos porque el juez no vio riesgo de fuga. Las medidas cautelares que le impuso fueron entregar el pasaporte español al día siguiente y presentarse a firmar en el juzgado todos los viernes. De momento, según supo este periódico no se presentó para entregar el pasaporte al día siguiente de los hechos. No sólo eso. Este individuo había estado antes en prisión por delitos graves y tiene un currículo delictivo amplio.

El juez consideró que no había riesgo de fuga porque el propio acusado había solicitado en dos ocasiones al Juzgado de Instrucción 1 de Santa Fe, quien puso en busca y captura a este individuo en 2011, prestar declaración por el homicidio a cambio de no ingresar en prisión mientras no se celebrara el juicio. El juzgado santaferino, con el mejor criterio, no le hizo caso a este individuo.

Fotos

Vídeos