La Audiencia también descarta «acoso laboral» al exalcalde de Cogollos Vega

Confirma la decisión del juzgado de archivar la denuncia que Luzón formuló contra el actual regidor y el exsecretario municipal

Y. HUERTASGRANADA

La Audiencia de Granada ha ratificado el archivo de la denuncia por presunto acoso laboral que el exalcalde de Cogollos Vega Francisco Luzón había formulado contra el actual regidor, Manuel Lucena (PP) y el que fuera secretario municipal del municipio. El tribunal destaca que los forenses determinaron que «no se puede establecer una relación causal médica entre los hechos denunciados y el cuadro diagnosticado» al ex primer edil.

El caso de Luzón, que ha acabado siendo expulsado definitivamente de su puesto de funcionario del Ayuntamiento de Cogollos, había sido archivado por el Juzgado de Instrucción 4 de la capital a finales del año pasado. El juzgado basó su decisión en que no se podía determinar que las dolencias psíquicas del exregidor tuvieran su origen en el supuesto hostigamiento al que afirmaba que empezó a ser sometido tras dejar la Alcaldía y regresar a su puesto de funcionario. La defensa de Luzón recurrió entonces ante la Audiencia, que ha desestimado su apelación, según consta en un auto fechado el 17 de abril.

Luzón sostenía que desde 2011 hasta su denuncia -que presentó a finales de 2015-, estaba sufriendo «un acoso laboral injustificado» de los denunciados. Sin embargo, la Sección Segunda comparte las conclusiones del juzgado y recuerda que también la fiscalía archivó en su día una denuncia por el supuesto trato degradante.

La Audiencia explica que el acoso laboral es el trato hostil o vejatorio que sufre una persona en el ámbito laboral de forma sistemática. «Se trata de una grave situación de violencia psicológica, recurrente y sostenida en el tiempo que provoca en quien lo sufre problemas psicológicos y profesionales». Sin embargo, en el caso de Luzón, sus dolencias psíquicas no estarían vinculadas a la situación que denuncia. El auto indica que «a la vista de las conclusiones del informe médico forense así como del psicológico forense, en un sentido concurrente con el anterior, no puede sino compartirse la decisión adoptada», por la jueza que en ese momento sustituía al titular del juzgado. «Tras analizar la concurrencia de un nexo causal entre el daño o menoscabo psíquico y una supuesta conducta de acoso laboral, tomando en consideración los diagnósticos clínicos, el tratamiento recibido, el historial de bajas médicas laborales del explorado (con cuatro altas por inspección por parte del INSS), el informe concluye que no se puede establecer una relación causal médica entre los hechos denunciados y el cuadro diagnosticado», recuerda el tribunal en referencia al informe de los forenses.

El juzgado, cuando decidió dar carpetazo al asunto, explicó que en Luzón «se detectan causas previas biográficas y de enfrentamiento personal con los denunciados así como otros agentes estresantes previos y posteriores a julio de 2011 de notable entidad psíquica que han podido facilitar la aparición de la clínica psiquiátrica actual». Entre las conductas que relataba Luzón, que fue alcalde entre 2003 y 2011, aseguraba que le llegaron a mandar al cementerio a contar nichos. También hablaba de «humillaciones y vejaciones» que le llevaron a darse de baja por un trastorno depresivo. El Ayuntamiento de Cogollos ha estado defendido por el despacho Rafael Revelles Abogados.

Fotos

Vídeos