El asfaltado de la A-44 seguirá hasta dentro de dos semanas

El asfaltado de la A-44 seguirá hasta dentro de dos semanas
ALFREDO AGUILAR

Los trabajos afectan a la zona Sur de la A-44, comienzan al pasar la salida Ogíjares-Armilla y se extienden hasta el Suspiro del Moro

A. S.GRANADA

El asfaltado de la autovía A-44 a su paso por el área metropolitana de la capital continuará al menos durante las dos próximas semanas. Según informó ayer el ministerio de Fomento a IDEAL, las obras de mejora del firme entre los puntos kilométricos 132 y 142 en ambos sentidos continuarán al menos «hasta final de mes», siempre que las condiciones meteorológicas acompañen y no impidan trabajar, algo improbable según la última previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Los trabajos de mejora del asfalto comenzaron hace varias semanas, pero están afectando especialmente a la circulación desde el final de la pasada semana. Ayer, por ejemplo, se acumularon varios kilómetros de retenciones en sentido Motril desde Ogíjares hasta Alhendín, tardando aproximadamente los vehículos unos veinte minutos en recorrer algo más de dos kilómetros.

Los trabajos afectan a la zona Sur de la A-44. Comienzan nada más pasar la salida Ogíjares-Armilla en sentido Motril y se extienden hasta la finalización del puerto de montaña Suspiro del Moro, que marca la frontera entre el área metropolitana de la capital y la comarca de El Valle.

Alternativas

A la espera de que el Gobierno concluya la Segunda Circunvalación existen varias alternativas a este atasco 'programado'. Si se tiene previsto atravesar todo el término municipal de Granada por la autovía, una de las mejores opciones para evitar la acumulación de coches es desviarse por la A-385, una carretera autonómica que une Otura, a la altura de la A-44, con Santa Fe y permite reincorporarse luego a la A-44 tras circular unos kilómetros por la A-92. Esta vía está habitualmente frecuentada por ciclistas, por lo que habrá que extremar la precaución en ella.

Para trayectos más cortos la mejor opción es optar por la carretera nacional que discurre en paralelo a la A-44. Una vez superado el casco urbano de Armilla, la circulación por la N-323 es fluida hasta el Padul, en donde se puede regresar a la autovía. La carretera nacional apenas cuenta con tráfico en la actualidad, ya que la mayoría de trayectos se hacen por la vía principal.

Fotos

Vídeos