El alcalde de Lecrín sostiene que se ha malinterpretado su ejemplo sobre la "puja" para bailar

"Quizá metí la pata y pude poner un ejemplo erróneo", señala Salvador Ramírez

EFE GRANADA

El alcalde de Lecrín, Salvador Ramírez (PSOE), ha admitido hoy que el ejemplo que puso ayer durante la presentación de la recuperación de una tradición que incluye, entre otras actividades, una puja para bailar con mujeres ha podido malinterpretarse cuando se refirió a su esposa.

"Quizá metí la pata y pude poner un ejemplo erróneo", ha señalado el regidor, quien ha aclarado que lo expuso con "naturalidad" y con buena fe.

Durante la rueda de prensa celebrada ayer en el Patronato Provincial de Turismo indicó: "Yo voy a lo mejor con mi mujer y llega uno y dice '10 euros por que la señora del alcalde baile con otra persona'. Y entonces el alcalde, que está un poco 'mosqueao' dice 'mi mujer cómo va a bailar con éste'. 15 euros, el otro puja. ¿Me comprendéis? Vamos pujando, pujando y así es cómo se recoge dinero para la fiesta".

Después de que la Diputación haya pedido hoy la suspensión de la puja de baile incluida en la festividad de los Santos Inocentes, Ramírez ha insistido en que su ejemplo se pudo malinterpretar puesto que la puja a la que se refirió incluiría en realidad tanto a hombres como a mujeres, además de otras peticiones como cortarse el bigote o cambiarse de ropa.

"Se hace tanto con hombres como con mujeres, es indistinto, también participan chiquillos y abuelos", ha manifestado el alcalde, que ha subrayado en que esa puja no implica la subasta de ninguna persona.

En cualquier caso, ha aclarado que, dado que la organización depende de los mayordomos encargados de las fiestas del pueblo, serán ellos los que tengan que decidir si se mantienen las pujas tras la polémica suscitada que sigue sin entender.

"El Ayuntamiento no tiene nada que ver, ni nada que es esconder en este aspecto, por lo que no se tiene que arrepentir de nada", ha sentenciado.

Fotos

Vídeos