El alcalde de Güéjar afea a la delegada de Medio Ambiente "ejecutar un desahucio exprés a una familia con menores"

"La familia no se había negado en ningún momento a marcharse; por eso no entendemos por qué la delegada solicitó la presencia de los antidisturbios", apunta José Antonio Robles

EUROPA PRESSGRANADA

El alcalde de Güéjar Sierra, José Antonio Robles (PP), ha criticado que la delegada territorial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Inmaculada Oria, haya hecho durante el mes de agosto "un desahucio exprés a una familia del municipio sin ofrecerle una alternativa, pidiendo personalmente la intervención de los antidisturbios".

"La familia no se había negado en ningún momento a marcharse; por eso no entendemos por qué la delegada solicitó la presencia de los antidisturbios, utilizando una forma extremadamente brusca de expulsar a esta familia, que se ha quedado en la calle, de forma que para poder retirar sus enseres tiene que hacerlo en presencia de dos funcionarios públicos que custodian y vigilan estas tareas", ha apuntado Robles.

Según informa el Consistorio güejareño en una nota, la familia desahuciada gestionaba desde hace cinco años el Camping Cortijo Balderas, propiedad de la Junta, y había fijado aquí su residencia habitual. Al respecto, el alcalde considera que "no es comprensible que el desahucio se produzca ahora cuando el incumplimiento del contrato que alega la delegación para ejecutarlo se produjo con anterioridad a que la familia se hiciera con la gestión del cortijo, y cuando en ningún momento pidió responsabilidades a los anteriores gestores".

En este sentido, Robles ha lamentado que la Junta de Andalucía no haya dedicado "ni un minuto a darle una solución a la situación de esta familia, ni haya previsto alternativa de vivienda alguna cuando es su obligación como competente en la materia", y ni siquiera "haya pensado en el cuidado de esta finca de su propiedad donde hay más de 1.800 árboles y diversos animales como un burro, varias gallinas, conejos, ovejas, cabras, perros, gatos y pollos, que no se ha previsto cómo se van a cuidar a partir de ahora".

"El desahucio estaba previsto para el 10 de agosto, pero finalmente no se llevó a cabo por la presencia de los medios de comunicación y de numerosos vecinos que acudieron a apoyar a la familia", ha indicado el primer edil, quien ha recalcado "la no ejecución inicial del desahucio se produjo por la vergüenza que sintió la delegada ante el hecho de que los medios publicaran lo que está haciendo con esta familia".

Sin embargo, "el 31 de agosto, sin previo aviso, representantes de la delegación de Medio Ambiente acompañados por agentes antidisturbios de la Guardia Civil ejecutaron la orden de expulsión", han señalado desde el Consistorio.

"En Güéjar Sierra somos gente pacífica que respetamos y cumplimos las leyes, por eso no entendemos que la delegada pidiese de manera expresa la presencia de los antidisturbios", ha reseñado Robles, quien ha mostrado su sorpresa ante el hecho "de que no les importara que dos menores estuvieran presentes en el momento del desahucio".

"Nos preguntamos por qué se produce precisamente ahora, de urgencia, y con unas formas que dejan mucho que desear proviniendo de un cargo público como la delegada de Medio Ambiente cuya obligación es dar soluciones y no crear los problemas". "Aún más cuando la Junta, según la información que tenemos, no ha previsto alternativas a la familia ni al futuro del Cortijo", ha abundado.

Según agrega el Ayuntamiento, durante los cinco años que esta familia ha gestionado el Camping Cortijo Balderas ha reformado las instalaciones, que la Junta les cedió en "una situación ruinosa y que han necesitado de trabajos importantes de mantenimiento".

Con todo, para Robles "la delegada tendrá que explicar qué ocurrirá ahora con la instalación y por qué en 25 años no ha sido capaz de resolver los problemas administrativos y urbanísticos de una infraestructura pública tan importante enclavada a las puertas del Parque Nacional de Sierra Nevada".

Fotos

Vídeos