El agricultor que fumaba ocho 'petardos' al día

El agricultor que fumaba ocho 'petardos' al día

Revocan la condena a 15 meses de prisión impuesta a un vecino de Montefrío que tenía cinco arbustos de cannabis

Yenalia Huertas
YENALIA HUERTASGranada

«Elambiente en que se desenvuelve el acusado, por la localidad rural donde reside y su oficio como trabajador del campo, nos ofrecen una idea contraria a la del consumidor exquisito y exigente con la calidad de la marihuana que consume». Esta es una de las reflexiones que hace la Audiencia de Granada en la sentencia que ha dictado para revocar la condena de 15 meses de prisión que se le impuso a un vecino de Montefrío por cultivar 'maría'. Él siempre sostuvo que la droga era para hacerse sus porros y, por su oficio, sus escasos recursos y el tipo de plantación, el tribunal le ha creído.

Al hombre se le encontraron cinco arbustos frondosos de cannabis que arrojaron un peso bruto de dos kilogramos, y neto de 1.830 gramos. Eso fue en septiembre de 2015, cuando agentes de la Guardia Civil circulaban por un camino y descubrieron las plantas en el huerto exterior del cortijo de su familia. Sin embargo, para tribunal de la Sección Segunda, que ha analizado el caso, el lugareño no tenía esas plantas para hacer negocio, sino para autoconsumo.

La sentencia, fechada el 21 de noviembre del año pasado y a la que ha tenido acceso IDEAL, absuelve de este modo al agricultor, que admitía que él mismo había sembrado, cuidado y cultivado esas plantas a la espera de una cosecha truncada por la actuación policial. El hombre, que había recurrido su condena, alegaba que se había vulnerado su derecho a la presunción de inocencia, pues negaba ser un traficante de 'marihuana' con un discreto cultivo de exterior. De hecho, su defensa sostuvo en todo momento que «pensaba destinar su cosecha a sus propias necesidades». Y es que el hombre se declaraba consumidor habitual de marihuana fumada desde varios años atrás tras su separación matrimonial. Es más, aseguraba que su hábito le llevaba a fumarse unos ocho o nueve porros diarios, «o seis o siete 'petardos', como dijo al declarar como imputado -ahora llamado investigado- en el juzgado instructor». Por eso, su letrado consideraba que la cantidad que esperaba obtener de esas cinco plantas no era excesiva para hacer acopio de lo que iba a necesitar durante un año.

Si el juez de lo Penal que enjuició el caso -el titular de Penal 5- rechazó el autoconsumo fue, en primer lugar, por la cantidad o peso neto que arrojaron las plantas intervenidas después de «cortadas, desbrozadas y desecadas» por la Guardia Civil. Luego, según recoge la sentencia, no contaba con prueba de descargo que acreditara su condición de consumidor habitual y, además, habría hecho unas manifestaciones espontáneas a los agentes en el momento del hallazgo «apuntando al objetivo de vender la droga como medio para subsistir al carecer de ingresos propios».

Pese a todo ello, la Audiencia ha creído al campesino y coincide con su defensa en que «la prueba de cargo presenta lagunas lo suficientemente importantes como para generar una duda racional». Los arbustos, que aún no estaban florecidos, medían unos 2,40 metros y la 'maría', con un TCH del 2,6%, hubiera alcanzado un valor en el mercado de unos 1.900 euros. Se desconoce si las plantas eran «machos o hembras», pero el bajo porcentaje del componente psicoactivo ha jugado en favor del procesado.

Cosecha para cinco meses

«Si el acusado carecía de medios para subsistir salvo la ayuda de su familia, llevaba años consumiendo marihuana y disponía de un terreno apto, es natural que recurriera al cultivo de sus propias plantas con un gasto de inversión mínimo, en lugar de acudir a la compra a traficantes que ni siquiera se podía permitir», razona la sala, que cree que los 1.820 gramos que tenía le hubieran dado para cinco meses debido a su elevado nivel de consumo: entre 15 y 20 gramos al día. Aparte, el agricultor, que se libra también de pagar una multa de 2.000 euros por el delito contra la salud pública que se le atribuía, «ignoraba lo que pesaban sus porros», pues no tenía en su poder instrumentos para pesar o dosificar la droga.

Fotos

Vídeos