Acusan a tres vecinos de Loja de tirotear a cuatro mujeres en la calle

Los tres tienen una cita en la Audiencia de Granada el próximo mes de febrero./
Los tres tienen una cita en la Audiencia de Granada el próximo mes de febrero.

La fiscalía pide para cada uno de los procesados, que también hirieron a un hombre, penas que suman 26 años de cárcel

CARLOS MORÁN

«¡Me cago en los muertos de la calle!» Esta frase, dicha a gritos por un vecino de la localidad de Loja, fue el preludio de un tiroteo «indiscriminado» que se saldó con cinco heridos, cuatro mujeres, y un hombre la noche del 23 de abril de 2013.

Los presuntos autores de los disparos fueron el individuo que profirió el exabrupto y sus dos hijos. Los tres tienen una cita en la Audiencia de Granada el próximo mes de febrero. Están acusados de cinco intentos de homicidio y de tenencia ilícita de armas. En este sentido, la fiscalía pide para cada uno de ellos penas que suman 26 años de prisión.

La mujer que salió peor parada tras el tiroteo sufrió «heridas por arma de fuego con fractura abierta» de la tibia y el peroné, según detalla el ministerio público.

Las otras tres recibieron perdigonadas en las extremidades, pero sus lesiones, por fortuna, no revestían gravedad. En cuanto al varón que se cruzó en la línea de fuego de los procesados, presentaba un «impacto» en el muslo.

«Enemistad manifiesta»

El desencadenante del suceso fue, siempre según la fiscalía de Granada, la «enemistad manifiesta» que enfrentaba a dos familias de Loja. De hecho, el tiroteo se produjo en la calle en la que vivía uno de los clanes. Allí se presentó uno de los encausados «y procedió a dar voces diciendo ‘me cago en los muertos de la calle’, razón por la cual salieron los vecinos de la misma». Uno de los residentes incluso se acercó hasta el hombre que había lanzado el grito y le pidió explicaciones. Este replicó que «la cosa no iba con él y se marchó del lugar».

Pero minutos más tarde, presuntamente, volvió acompañado de sus dos hijos. Iban armados con escopetas de caza. «Y de común acuerdo, y con ánimo de atentar contra la vida (...) de las personas allí presentes», empezaron a «disparar de manera indiscriminada (...), alcanzando dichos disparos a cinco personas, consiguiendo el resto introducirse en el interior de las casas», relata la fiscalía.

De inmediato, los tres agresores «huyeron del lugar, quedando restos (...) de disparos en la calle». Esas evidencias fueron recogidas y examinadas por los expertos de la Guardia Civil.

Otro ataque en 2014

Se da la circunstancia, de que un año después del tiroteo, en 2014, hubo un nuevo ataque con armas de fuego en el que se vieron implicados miembros de las mismas familias rivales, pero, al perecer, los que formaban parte del bando agresor en abril de 2013 fueron las víctimas en 2014, según informó entonces la Guardia Civil.

En este segundo episodio, resultaron heridos dos varones por arma de fuego –una escopeta de caza de nuevo-. Uno de ellos ingresó en la unidad de cuidados intensivos de un hospital de Granada en estado crítico.

Fotos

Vídeos