Ideal

Un menor granadino, acusado de tres intentos de homicidio en un mes

  • Está vinculado con la agresión con navaja a un joven de 28 años en Chauchina hace una semana, el cual sigue ingresado en la UCI

El Juzgado número 2 de Menores ha ordenado el internamiento en un centro de régimen cerrado de un adolescente de 17 años acusado de apuñalar a un joven de 28 años el pasado domingo 9 de abril en las fiestas de Chauchina. El herido sigue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Este menor está acusado de otra tentativa de homicidio ya que también apuñaló esa misma noche a otro amigo de la víctima que a día de hoy sigue hospitalizado. Eso sí, en su declaración judicial reconoció los hechos pero los justificó porque dijo que antes de sacar la navaja, presuntamente lo hicieron los otros dos heridos que siguen convalecientes en el hospital.

Este menor no sólo tiene estas dos tentativas de homicidio. Hace menos de tres semanas también apuñaló a una joven en otra localidad de la provincia de Granada. La Guardia Civil lo detuvo en aquel entonces. Traducido, sobre este adolescente pesan tres tentativas de homicidio en menos de un mes. Por la primera, lo dejaron libre en espera de la celebración del juicio, pero por estos dos últimos lo han ingresado en un centro de menores, de momento, seis meses.

Tras la detención, la Guardia Civil condujo al chico hasta la Fiscalía de Menores de Granada, donde fue interrogado y puesto a disposición del magistrado Francisco Maldonado, titular del Juzgado de Menores 2 de la capital, que acordó el ingreso del muchacho en un centro de internamiento para adolescentes infractores. Es la medida más severa que prevé la ley para los presuntos delincuentes de entre 14 y 17 años. En un principio, el plazo de esta suerte de encierro provisional es de seis meses, pero dada la gravedad de los hechos que se atribuyen el chico, lo más probable es que no pueda salir del correccional hasta la celebración de la vista oral del juicio.

Los familiares del detenido aguardaron el desenlace a las puertas de la fiscalía y los juzgados de Granada sin que se produjera ningún tipo de incidente.

Un ataque de celos

El suceso de Chauchina parece ser que se desencadenó por un ataque de celos. El menor detenido presuntamente intentó seducir a una pareja del joven hospitalizado en la UCI, cuando éste fue a pedirle explicaciones por lo que estaba haciendo se montó la reyerta con el desenlace ya conocido. La Guardia Civil apenas ha tardado una semana en resolver un caso del que apenas había pistas y del que se desconocía si iba a llegar o no a buen puerto.

Los investigadores han detenido a otra dos personas más vinculadas con estos hechos. Uno de ellos es mayor de edad y el otro tiene tan sólo 16 años, ambos han pasado a disposición del juzgado de guardia de Santa Fe y de la Fiscalía de Menores respectivamente. Los dos fueron puestos a disposición judicial en calidad de investigados. Los tres son hermanos, el que se ha declarado culpable de los hechos, el menor de 16 años y el adulto.

Los agentes del instituto armado arrestaron a los tres individuos el martes después de tener claro de quienes se trataba y tras las correspondientes pesquisas policiales los localizaron y procedieron a la detención del principal acusado y a la imputación de los otros dos. El arma del delito es lo que no ha aparecido.

La reyerta comenzó a gestarse la noche del domingo sobre las 23.15 horas en la calle Mimbre de Chauchina, muy cerca de la zona donde se celebraban las fiestas de la localidad en honor a la Virgen del Pincho de este municipio del cinturón metropolitano. El apuñalamiento se registró horas después ya en la madrugada del lunes. Los dos heridos con arma blanca fueron atendidos en primer lugar en el centro de salud de Pinos Puente y de allí fueron trasladados a un hospital público de la capital granadina.

De momento, según la información disponible por este periódico, no se teme por la vida de la víctima ingresada en la UCI, aunque su estado de salud es delicado.