Ideal

'Cazan' en Granada a un conductor que sextuplicaba la tasa de alcohol permitida

Fue detenido en la GR-3204, una carretera provincial que une Lecrín con La Bernardilla.
Fue detenido en la GR-3204, una carretera provincial que une Lecrín con La Bernardilla.
  • Conducía un turismo por una carretera comarcal del Valle de Lecrín el lunes a las diez de la mañana y dio 1,40 mg/l en la prueba efectuada

Un conductor fue 'cazado' la mañana del lunes con una tasa de alcoholemia que sextuplicó la permitida, según ha podido saber este periódico de fuentes judiciales consultadas. La Guardia Civil de Tráfico lo sorprendió en un control en la GR-3204, una carretera provincial que une Lecrín con La Bernardilla. Tras ser sometido a un control de alcoholemia dio positivo con una tasa de 1,48 mg/l cuando lo permitido es 0,25 siempre y cuando el conductor no sea un profesional del volante. En la segunda prueba efectuada, dio 1,43.

El infractor tiene 48 años y tiempo atrás fue sorprendido también en otro control de alcoholemia en el que dio positivo por sobrepasar el 0,25 permitido por la legislación vigente. El infractor pasó a disposición judicial el mismo lunes por la tarde por un delito contra la seguridad en el tráfico.

En el control rutinario establecido en la carretera no paró, aunque los agentes lograron darle el alto pocos metros más adelante y el conductor accedió a parar.

Las mismas fuentes aseguran que no es muy habitual celebrar juicios rápidos contra conductores con tasas de alcoholemia tan elevadas como la detectada el pasado lunes. Puede tratarse de la mayor registrada desde 2015.

Conducir bebido o alterado por el consumo de drogas sale cada vez más caro y aún son demasiados quienes no piensan en las nefastas consecuencias de sufrir un accidente o, simplemente, ser interceptado en un control rutinario por la Guardia Civil o la Policía Local. Sólo en la provincia de Granada, según datos de la jefatura provincial de Tráfico, se sancionan todos los días a cinco personas por superar la tasa de alcoholemia permitida o por conducir bajo la influencia de otras drogas.

El número de sancionados por superar la tasa de alcohol permitida hasta el 30 de noviembre de 2016 se elevó a 1.351 y por drogas fueron 547. Ninguno, al menos durante el pasado año, presentó una tasa de alcoholemia como la del conductor sorprendido el pasado lunes sobre las diez de la mañana en la GR-3204, término municipal de Lecrín.

La cuantía de la multa por superar la tasa de alcohol permitida es de 500 euros y 4 o 6 puntos, que pasaría a ser de 1.000 euros y la retirada de 4 o 6 puntos en el caso de que el conductor ya hubiera sido multado por alcoholemia en el año inmediatamente anterior, así como al que circule con una tasa que supere el doble de la permitida.

Delito

Se consideraría un ilícito penal si el alcohol consumido es superior a 0,60 miligramos por litro de sangre. La sanción en este caso sería de pena de prisión de tres a seis meses, una multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. Este es el caso del conductor 'cazado' el lunes por la Guardia Civil de Tráfico, cuya tasa de alcoholemia convirtió la infracción en un delito que se juzga en el orden penal.

En cualquier caso, se multaría con la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Para sancionar la conducción bajo los efectos de las drogas, desde el punto de vista administrativo, con la simple presencia de drogas en el organismo es suficiente para multar por conducir bajo los efectos de las drogas con 1.000 euros y la pérdida de seis puntos. Sigue sin establecerse cuántos gramos de una sustancia deben haberse detectado para la graduación del castigo, lo que conlleva una tolerancia cero con respecto a los estupefacientes. No ocurre igual con las bebidas alcohólicas.