Ideal

Los ayuntamientos de la provincia de Granada gastan casi la mitad de su presupuesto por anticipado

  • Las tesorerías municipales dependen del dinero que adelantan las administraciones para hacer frente a obligaciones como pagar las nóminas o a sus proveedores

En los últimos años, cuadrar las cuentas se ha convertido para algunas localidades de la provincia en un ejercicio de equilibrismo. El de la capital es el caso más reciente, debido a los problemas para aclarar la subida del IBI y la incapacidad de encontrar una forma de reducir la abultada deuda de la ciudad, que cuenta con al menos 40 millones de remanente negativo y más de 300 millones en deudas con las entidades bancarias. Pero los municipios no pueden parar su actividad ni sentarse a verlas venir.

En este sentido, los adelantos de financiación que reciben por parte de diversas administraciones públicas son un balón de oxígeno fundamental. Según el cálculos realizados por IDEAL sobre la base de los datos proporcionados por parte del Ministerio de Hacienda, la Junta de Andalucía y la Diputación de Granada, estos anticipos pueden suponer hasta más de la mitad de las previsiones de ingresos municipales.

Los pueblos de Granada recibirán unos 323,3 millones de euros por estos adelantos de financiación. Esta cifra equivale al 40% de lo que previeron dedicar a gastos, de acuerdo con los presupuestos de 2016 publicados por el Ministerio de Hacienda, y el 39,2% de la previsión de ingresos. Estas entregas a cuenta suponen una entrada de dinero equivalente a 353,17 euros por habitante de la provincia. n el caso de algunos pueblos, sobre todo en el de los que tienen muy poca población, como Lobras, esta cantidad llega a superar los mil euros.

De todas las partidas, la más abultada es la que proviene de las arcas del Estado. Según las previsiones de entregas a cuenta a las entidades locales en 2017, que publicó esta semana el Ministerio de Hacienda, este año la administración central dedicará 124,95 millones de euros a financiar a los pueblos de Granada a través de una parte del dinero que recauda en impuestos. La cifra sube hasta alcanzar los 190 millones si se cuenta la cesión al Ayuntamiento de la capital. Lo hará a través de doce entregas mensuales que pueden anularse si, por ejemplo, el consistorio no cumple con la obligación de presentar sus cuentas y tenerlas al día, como le ha ocurrido a pueblos como Rubite a lo largo de 2016.

Tras el Estado, es la Junta de Andalucía la que más dinero traslada a los diferentes entes municipales. La previsión para 2017 es que lleguen a la provincia 64,4 millones de euros a través del sistema de Participación en los Tributos de la Comunidad Autónoma (Patrica), un sistema similar al de las entregas a cuenta del Ministerio de Hacienda. Es «no finalista», explican desde la Junta, lo que quiere decir que las administraciones locales pueden hacer con este dinero lo que consideren más conveniente, ya sea mantener funcionando los servicios públicos, hacer frente al pago de las nóminas de los funcionarios municipales, o ponerse al día con los proveedores. Las entregas se realizan cada trimestre.

La Diputación de Granada, por su parte, aún no tiene establecido con claridad el dinero que transferirá a los entes municipales de la provincia. Esto se debe a que el cálculo se hace sobre las previsiones y las cuentas que entregan los propios consistorios y, según aseguran desde la entidad a este periódico, todavía no dispone de toda la información que necesita de cara a 2017. Por esta razón es necesario remitirse a los datos del año pasado, cuando un total de 62,32 millones de euros benefició a la mayor parte de ayuntamientos de la provincia.

Las transferencias se realizan a través del Servicio Provincial Tributario, un organismo en el que muchos pueblos delegan la tarea de recaudar y distribuir diversos impuestos y tasas. Entre ellos se encuentran el IBI, el impuesto sobre la actividad económica, los vehículos de tracción mecánica y hasta la plusvalía por compraventa de inmuebles. También las tasas por el tratamiento de residuos sólidos, vulgo basura. Según afirma la propia institución, en algunos casos la cantidad que se abona en concepto de anticipo puede suponer recibir de una tacada entre el 75% y el 80% de todos los ingresos del año. Un salvavidas importante cuando las cuentas no terminan de cuadrar. La propia Diputación provincial asegura que «la finalidad de estos anticipos es dotar de liquidez suficiente a las tesorerías» de los ayuntamientos.

La mitad del presupuesto

De esta manera, los 323,3 millones de euros que la provincia recibiría en anticipos de financiación se distribuirían de la siguiente manera: el 58,8% provendrá de la participación en los ingresos del Estado, el 20% de la Junta de Andalucía, 19,2% de Diputación y el pequeño monto restante de otras partidas menores, como el Fondo de Ordenación del Territorio.

Según una estimación basada en los datos de las diferentes administraciones, doce pueblos de la provincia recibirán más de la mitad de lo que previeron ingresar y gastar en sus presupuestos para 2016. Sin embargo, es muy posible que este número sea mucho más alto. Esto ocurre porque la Diputación pudo facilitar el montante total que destinó en 2016, pero no un desglose pueblo a pueblo que hubiera facilitado el análisis, aunque sí ofreció varios ejemplos con los datos concretos de localidades como Almuñécar, Jun, Maracena o Monachil.

El hecho de que varios de los municipios de los que sí se encuentra información desglosada disponible formen parte de esa lista de doce cuyo presupuesto depende en más de la mitad de estas entregas a cuenta de anticipos invita a pensar que el porcentaje sería bastante más alto si esta información estuviese disponible.

Por el lado contrario, hay once pueblos de la provincia para los que las entregas supondrían -con la salvedad de que no se conocen los datos relativos a la financiación por parte de la Diputación provincial- menos del 25% de su previsión de ingresos para el ejercicio presupuestario de 2016. En el caso de las de gastos, el número de consistorios se queda en ocho.