Ideal

Detienen al conductor ebrio que mató a un joven y fue condenado a prisión

María Angustias, madre del joven que murió en el accidente, junto a su hija y su abogado.
María Angustias, madre del joven que murió en el accidente, junto a su hija y su abogado. / Ramón L. Pérez
  • La Guardia Civil localizó ayer en Padul al penado, que estaba en busca y captura desde el pasado mes de marzo para ingresar en Albolote

La Guardia Civil logró cerrar ayer el capítulo más doloroso de la vida de María Angustias, la madre del joven de 22 años que el 23 de enero de 2010 falleció en un accidente de circulación provocado por un estudiante universitario que conducía ebrio. El causante del siniestro, que había sido condenado a tres años de cárcel, permanecía en busca y captura desde marzo del año pasado, pero a primera hora de la mañana fue localizado y detenido en Padul, municipio donde viven sus padres.

Según informaron fuentes del Instituto Armado, fueron agentes del Área de Investigación del puesto de la Guardia Civil de Las Gabias quienes procedieron, sobre las 9.00 horas, al arresto del joven, en virtud de la «requisitoria» que existía para dar con su paradero, a fin de que cumpla de forma efectiva el castigo penal que acordó la Justicia. Los agentes trabajaron conjuntamente con la Guardia Civil de Padul, que instruyó el atestado.

Este caso fue enjuiciado por el Juzgado de lo Penal 2 de la capital, que en un principio impuso solamente al conductor tres meses de prisión por una falta de imprudencia leve con resultado de muerte, un fallo que fue apelado por el letrado de María Angustias, Antonio José García Cabrera, de Lemat Abogados. Su recurso prosperó y la Audiencia de Granada endureció la pena: elevó la condena a dos años y medio de cárcel por el homicidio imprudente de José Carlos y le condenó a otros seis meses por las lesiones causadas a otros dos ocupantes de la furgoneta. El siniestro tuvo lugar en la autovía A-44, a la altura de Otura. Era sábado y la víctima iba a trabajar a una cantera.

La sentencia era firme, pero nadie sabía dónde estaba el encausado, por lo que el juzgado decretó incluso el archivo provisional del expediente para ejecutar la resolución, ordenando su busca y captura.

«Acabo de poner en mi estado de Whatsapp que no estoy contenta, que estoy aliviada, porque esto no debió de pasar; debió la Justicia seguir su curso y que este individuo hubiese entrado en prisión en su momento. Pero si he tenido que luchar para que sea así, lo doy por bien empleado. Me ha costado mucho esfuerzo, mucho sacrificio, pues soy una persona más bien discreta, no me gusta llamar la atención, pero por un hijo tienes que hacer cualquier cosa y la haces». Éstas fueron las manifestaciones que María Angustias realizó a IDEAL tras conocer la noticia que tanto tiempo llevaba esperando. La detención se produce tan solo unas semanas después de que la mujer pidiese, a través de las páginas de este diario, un esfuerzo 'extra' a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para localizar al causante de la muerte de su hijo.

María Angustias recibió ayer la noticia de la detención a través de una llamada telefónica de la Guardia Civil de Armilla, cuando se dirigía precisamente a un medio para ser entrevistada sobre su caso. Iba con su abogado, García Cabrera, quien manifestó su «gran satisfacción» por el desenlace. «Ha sido el final de un largo proceso, que lleva siete años desde que se produjeron los hechos», recordó el letrado, a la vez que subrayó que primero «hubo una gran demora en el enjuiciamiento y pasaron cinco años hasta que se resolvió por la Audiencia», la cual corrigió al juzgado y la pena, viniendo luego la busca y captura, así como la desesperación de una familia que «ha sufrido mucho».

«Creo que se ha hecho justicia y estos son los momentos en que uno se encuentra satisfecho de su ejercicio profesional, por ver a una madre y a una familia que, por fin, parecen encontrar una paz que necesitaban, y ver que la justicia no se queda en un papel escrito, en un papel mojado, sino que se cumple», expresó García Cabrera.

Ahora, según fuentes del Instituto Armado, el detenido tendrá que ser puesto a disposición del juzgado de guardia, para que se decrete su inmediato ingreso en prisión y éste sea comunicado al juzgado que tramita la ejecución de la sentencia. Ayer por la tarde el detenido aún no había sido trasladado a la sede judicial, según afirmaron las fuentes judiciales consultadas.

Tras el siniestro, el conductor dio 0.67 miligramos de alcohol por litro de aire espirado en la prueba de alcoholemia y 0.62 en la segunda.