Ideal

Quieren recuperar el lugar donde Lorca pasó sus últimas horas antes de ser fusilado

Aspecto que presentaba la finca La Colonia antes de ser derribada en los años ochenta.
Aspecto que presentaba la finca La Colonia antes de ser derribada en los años ochenta. / G. MOLERO
  • Junta, Diputación y Víznar, dispuestos a sentarse para abordar la restauración de 'La Colonia'

La Junta de Andalucía, la Diputación de Granada y el Ayuntamiento de Víznar (Granada) están dispuestos a sentarse para abordar la recuperación de la casa de La Colonia o Villa Concha, en Víznar (Granada), el lugar usado como cárcel por la Falange durante la Guerra Civil y donde Federico García Lorca pasó sus últimas horas retenido antes de ser fusilado.

El delegado de Cultura, Turismo y Deporte en Granada, Guillermo Quero, ha recordado que el terreno en el que se encuentran los restos de 'La Colonia', hoy en ruinas, es propiedad de la Junta de Andalucía y ha mostrado su predisposición a abrir un diálogo con el resto de administraciones implicadas, tras la petición que IU hizo la pasada semana en la reunión del Consejo Rector del Patronato Federico García Lorca, dependiente de la Diputación.

Quero ha afirmado que por ahora se desconocen los términos de ese posible proyecto de recuperación, y ha considerado por ello "arriesgado" a hablar de plazos u obras. Sí ha recordado que "no corren tiempos" para grandes proyectos, por lo que la Junta no podrá "prometer aquello que no pueda cumplir".

No obstante, sí está dispuesto a sentarse a debatir sobre el asunto y ha considerado "importante" que se revitalice el papel de Víznar dentro de la red de municipios lorquianos de la provincia.

En sentido similar se ha pronunciado, en declaraciones a Europa Press, la diputada provincial de Cultur, Memoria Histórica y Democrática, Fátima Gómez, para quien "todo lo que sea reforzar un municipio lorquiano es una buena iniciativa". De hecho, ha recordado que el objetivo del Patronato Lorca es precisamente apostar por todo aquello que tenga que ver con la vida, la trayectoria o la muerte del poeta.

Para Gómez, la propuesta que ha lanzado IU en el seno del Patronato de crear en 'La Colonia' un centro de interpretación que ayude a comprender otras facetas del poeta vinculadas a lo social es "muy interesante" y una "muy buena idea", por lo que la Diputación también es proclive de estudiar la manera de lograrlo y aportar lo que pueda.

La propuesta de recuperar 'La Colonia' ya la lanzó el anterior alcalde de Víznar, Luis Antonio Pérez Sánchez (IU), que propuso reconstuir el edificio para transformarlo en un museo de interpretación de la Guerra Civil. El actual alcalde, Joaquín Caballero (IU), ha cogido el testigo de aquella iniciativa y quiere que las instituciones se sienten para hablar del asunto y aportar posibles soluciones a este espacio hoy ruinoso y sin ningún tipo de señal que recuerde que allí pasó Lorca sus últimas horas de vida.

De hecho, Caballero, según ha explicado a Europa Press, ya le explicó la idea del Ayuntamiento a la delegada del Gobierno andaluz en Granada, Sandra García, hace unos días, y le indicó entonces que la rehabilitación de 'La Colonia' sería "cerrar el círculo" lorquiano en Víznar, donde además se encuentra el Barranco, que se ha convertido ya en un símbolo de la Guerra Civil por las miles de personas que se estima que pueden estar allí enterradas.

Se trata de una "propuesta inicial" que tendrá que perfilarse en los próximos meses, y que Caballero confíe en que finalmente llegue a "buen puerto" con el visto bueno y el consenso de las tres administraciones.

'La Colonia' se encuentra muy cerca del centro de Víznar, en la carretera que conduce hacia Alfacar, a la izquierda del camino junto a una acequia. Según escribió el hispanista Ian Gibson en 'El asesinato de García Lorca' (1979), el edificio, llamado 'Villa Concha', fue utilizado durante la República como lugar de veraneo para los escolares granadinos, para 'Las colonias' de los niños. Sin embargo, a partir de julio de 1936 fue utilizado por Falange como cárcel, que quedó establecida en la planta baja del edificio. Los condenados a muerte --entre ellos García Lorca, el maestro Dióscoro Galindo y los banderilleros Joaquín Arcollas y Francisco Galadí-- llegaban a 'La Colonia' generalmente por la noche y eran sacados "de paseo" al amanecer para ser fusilados.