Ideal

¿Cuántos habitantes hay en mi pueblo?

¿Cuántos habitantes hay en mi pueblo?
  • El padrón municipal muestra un nuevo descenso de la población de la provincia, que en el último lustro ha perdido 7.253 ciudadanos

  • Consulte el mapa interactivo de IDEAL para saber cómo ha evolucionado el padrón en cada municipio en los últimos 75 años

La provincia de Granada perdió población en 2014. De los 919.455 habitantes que se encontraban registrados en los padrones locales de cada pueblo a finales de 2013 se ha pasado a 917.297 habitantes. Esto supone un decremento del 0,2% en solo un año en el que 2.158 personas han abandonado Granada. Diferentes expertos demográficos consultados por IDEAL atribuyen a esta caída de la población la dificultad para encontrar empleo en la provincia, que cuenta con unas de las tasas de paro más altas de todo el país.

El mapa interactivo de evolución de la población elaborado por IDEAL con datos de los últimos treinta años refleja las comarcas que más se están vaciando, en qué porcentaje y cuántos ciudadanos hacia en cada pueblo. En la capital se ha visto reducida la cifra de habitantes en más de veinte mil personas, que se han desplazado fundamentalmente al cinturón, ya que todos los pueblos que limitan con Granada han incrementando su número de habitantes. En el entorno de la capital se localizan los aumentos de población más bruscos, llegando a multiplicarse por cinco en Cenes de la Vega o Cúllar Vega. Por comarcas, en Los Montes, Guadix, Baza, Huéscar y la Alpujarra es donde se producen los descensos más importantes. Murtas, Dehesas de Guadix, Gor, Lugros y Turón son los municipios que han experimentado una mayor pérdida de población en los últimos treinta años, mientras que la cabecera de comarca que más se ha despoblado es Huéscar.

En los últimos treinta años se ha roto con determinadas tendencias que comenzaron a establecerse en la postguerra. Otras, sin embargo, continúan. El movimiento de población desde el norte de la provincia hacia la capital o la Costa es un patrón que se repite en los últimos 75 años. La fuga de ciudadanos desde la capital hacia el cinturón metropolitano es reciente, aunque ya se aventuraba a finales de los años ochenta.