Ideal

Diputación pagará este mes los 385.00 euros que reclaman los Grupos de Desarrollo Rural

Plan de dinamización agrícola y de la comercialización cítrico en el Valle de Lecrín, con una cata abierta al público de la zona.
Plan de dinamización agrícola y de la comercialización cítrico en el Valle de Lecrín, con una cata abierta al público de la zona. / IDEAL
  • El nuevo equipo de gobierno reconoce que el débito se acumula desde 2011 al cerrar el PP la puerta de las subvenciones

La Diputación de Granada ha decidido pagar todas las subvenciones atrasadas y que le reclaman los ocho Grupos de Desarrollo Rural (GDR) que trabajan en la provincia. El nuevo equipo de gobierno reconoce que las ayudas económicas paralizadas desde 2011, suponen un lastre en el funcionamiento de estas entidades que han tenido que hacer importantes ajustes económicos para poder seguir funcionando. Aunque las cantidades pendientes con cada uno de ellos no son excesivamente importantes, lo cierto es que para algunos supondrán poder cerrar el ejercicio en números verdes.

El montante total al que tiene que hacer frente la Corporación Provincial alcanza los 385.000 euros, pero a la fecha de elaborar esta información tan solo habían sido reclamados 231.000 por los afectados. Es de esperar que en las próximas semanas, los GDRs que no han pedido formalmente las cantidades que les corresponden lo hagan para no perder su derecho a las mismas siempre y cuando las tengan incluidas en sus propios presupuestos.

Fuentes del Servicio de Fomento al Desarrollo Rural consultadas por este periódico, han admitido la recepción de diferentes escritos de los GDRs reclamando el pago de las cuotas pendientes por parte de la institución. El interés de la Diputación por hacer frente a las mismas y cuantas queden por abonar, deriva de que la institución no quiere perder sus derechos como socio de estos grupos.

El atasco en las transferencias de las subvenciones desde la Diputación a estas organizaciones parte del cambio de criterio en el sistema con que la institución les hacía llegar las mismas hasta el pasado ejercicio de 2011. Es decir, del abono de una cuota que por los estatutos tenía que hacer frente la Diputación Provincial y a la que se negó el gobierno del PP para zanjar la discriminación que sufrían unos y otros.

El gobierno de la Diputación tuvo que modificar el Presupuesto vigente de 2015 para abonar la cantidad que le reclaman y acudir al Fondo de Contingencia para retirar los fondos de que se trata. Este asunto fue aprobado en el pleno de octubre.

Caso por caso

Resulta obvio que no todos los GDRs tienen idéntica situación. Les diferencia no solo el periodo que reclaman y que corresponde a las subvenciones no devengadas por la Diputación y que en la mayor parte de los casos hace referencia al comprendido entre 2011 y 2015, pero que también acotan otros más cortos, como el 2013-2015 del GDR Altiplano de Granada. Este es precisamente el que menos cantidad tiene pendiente de percibir: 33.000 euros.

La otra diferencia es precisamente la anterior, el volumen económico. En base al sistema de aportación anual fija de 11.000 euros para cada GDR, las diferencias van de los 55.000 que tienen por recibir Comarca de Guadix, Montes de Granada (Apromontes), Poniente Granadino y Vega Sierra Elvira (Promovega) a los 44.000 de Valle de Lecrín, Temple y Costa; Arco Noreste de la Vega (Alfanevada) y Alpujarra de Granada. O los 33.000 que suma la organización con menos débito, que es Altiplano de Granada.

Con el sistema anterior, las cuotas percibidas eran igualmente distintas. Oscilaban entre los 35.592 euros que percibía el GDR Poniente Granadino -la mayor de todas ellas- a 1.502 euros con que se subvencionaba al GDR Comarca de Guadix, la más pequeña. Era este el sistema que no convencía al anterior equipo de gobierno por discriminatorio.

Aunar esfuerzos

La diputada de Desarrollo Sostenible y Empleo, Ana Muñoz, muestra su sorpresa ante el hecho de que durante cuatro años, el anterior gobierno del PP se situara «de espaldas a los Grupos de Desarrollo Rural, que son colectivos que representan a la provincia, al tejido emprendedor que no se conforma con que las cosas sigan igual y apuestan por el desarrollo de sus pueblos, de sus comarcas». Muñoz agrega que el cambio no significa tan solo la transferencia del dinero que se les adeuda a los GDRs, sino que va más allá. «Supone ponernos de su lado, compartir sus problemas y tratar de ayudarles a su solución, porque en definitiva esto repercute en beneficio de toda la provincia».

Lejos de cargar más las tintas en el equipo que dirigió la Diputación durante la pasada legislatura, Muñoz añade que la situación por la que pasan estas organizaciones es «complicada», al menos a nivel económico. De ahí que «lo que pretendemos es aunar esfuerzos de todos los agentes socioeconómicos, precisamente porque tienen un gran capital humano y numerosos proyectos para impulsar el desarrollo en el campo, en el ámbito rural y en el mar».

Postura del PP

María Merinda Sádaba, exdiputada de Empleo, Desarrollo Provincial y Contratación, recuerda que los GDR, percibían históricamente diferentes cantidades por parte de la Diputación Provincial para el mantenimiento de sus infraestructuras, «no para programas de desarrollo cuyos fondos procedían directamente de la Unión Europea». La responsable del área que en la anterior legislatura tenía el cometido de gestionar la relación con los GDRs asegura que el cambio se produjo porque «en el equipo de gobierno del PP éramos contrarios a mantener una estructura paralela de la Junta de Andalucía en estas organizaciones». Por ello, suprimieron las cuotas anuales en 2012 para estos grupos «y las cambiamos por solicitudes directas por parte de ellos de cara a emprender planes concretos o para contar con el trabajo de expertos que sacaran adelante los mismos».

La exdiputada enfatiza el hecho de que la Diputación «no tiene contraída deuda alguna con estos agentes de desarrollo y por lo tanto no está obligada a hacerle frente». A su juicio, ninguna normativa le fuerza a ello pese a lo decidido ahora.