Ideal

Nuevos novios para Ikea

Instalaciones de Ikea, una firma que apetece a varios ayuntamientos granadinos.
Instalaciones de Ikea, una firma que apetece a varios ayuntamientos granadinos. / PABLO NOSTI
  • La empresa mantiene su interés en Granada pese a descartar Pulianas y municipios como Jun, Albolote y Santa Fe ya han movido ficha

  • Ayuntamientos del Cinturón muestran su interés a la firma sueca para albergar sus instalaciones

El punto final que Ikea ha puesto a su proyecto en Pulianas se ha convertido en un punto y seguido para que otros municipios de la zona norte del Cinturón no tarden en mover ficha ante el interés que mantiene la empresa sueca por instalarse en Granada. Los consistorios son conscientes de las posibilidades que les abriría un proyecto comercial de tal envergadura y ya se han puesto manos a la obra para ofrecer a la firma terrenos que puedan ser compatibles con el proyecto, como ha sido el caso del Ayuntamiento de Jun.

El municipio, uno de los más cercanos a Pulianas, ha remitido ya a Ikea un escrito en el que muestra su total disposición y ofrece el suelo disponible que tiene en su PGOU para la instalación del complejo comercial. Su alcalde, Juan Antonio Rodríguez, señala la importancia de contar con este tipo de instalaciones en Granada y los beneficios económicos y laborales que traería la puesta en marcha de la tienda, «ya no sólo para Jun sino para todos los pueblos cercanos y la capital».

Por eso adelantó a la empresa en un escrito que cuentan con un terreno dos millones de metros cuadrados ubicados en las inmediaciones de la VAU Norte -Vía de Alta Capacidad-, «que sólo tienen un par de propietarios y con interés de venderlo». Rodríguez señala que el Ayuntamiento no tendría ninguna pega en adaptar el planeamiento para acoger estas instalaciones y apunta que en la zona también tienen previsto la posible llegada de varias empresas tecnológicas, «lo que ayudaría a crear un espacio comercial de importancia». El regidor junero trasladó a los responsables de la empresa la idoneidad de instalarse en su municipio «por costes y por demanda, ya que la zona sur de Granada se encuentra muy saturada comercialmente», además de hacerles hincapié en la facilidad de acceso que tiene la zona precisamente al contar con una VAU con tres carriles en cada sentido.

No sólo Jun ha movido ficha. Albolote también ha puesto sus cartas sobre la mesa, y no es la primera vez. El interés de del municipio en ser sede de la firma sueca no es nuevo y ya en anteriores legislaturas mantuvo reuniones con sus responsables para ofrecer sus terrenos. Ahora no se quedan atrás y su alcaldesa, Concepción Ramírez, también tiene en cartera ponerse en contacto con ellos para ofrecerle. «Teniendo en cuenta que Albolote tiene el centro de recepción de pedidos, sería estupendo que se ampliara». En su caso cuentan con unos terrenos industriales justo enfrente del Chaparral que podrían ser los candidatos y suma otros en el Polígono Juncaril. Concepción Ramírez incide en que, al igual que en Pulianas, algunas de las zonas cuentan con propietarios privados, pero cree que no habría inconveniente en cerrarlos para el proyecto. La responsable del Consistorio alboloteño coincide con el alcalde de Jun en la importancia que para el empleo tendría que este complejo llegara a la zona, «por lo que estaríamos encantados de que llegara».

Las muestras de interés por la llegada de Ikea a Granada no salen de la manga de los ayuntamientos así porque sí. Desde la empresa se confirma que, a pesar de que tiene cerrado el proyecto en Pulianas con las condiciones que había, no abandona Granada como destino y sostiene que no descarta estudiar otras posibles ubicaciones, «incluso Pulianas si se pusiera el marcador a cero y se plantearan las opciones necesarias».

Así las cosas, Santa Fe con su alcalde Manuel Gil a la cabeza, también se pone en la línea de salida para que estudien su propuesta. Precisamente, Gil habla del nuevo plan empresarial y comercial que están poniendo en marcha en su municipio, que incluye el Centro Comercial Abierto y el establecimiento de una Oficina de Desarrollo Empresarial como base de otros proyectos de mayor envergadura como podría ser Ikea. «Contamos con dos polígonos industriales, el del 2 de Octubre y el Salao, y con terrenos que podría ser aptos para el proyecto», dice. Gil abunda en que ofrecen todas sus facilidades para que Santa Fe entre en los planes de la firma sueca y vende como positivo los buenos accesos y la cercanía a instalaciones como el aeropuerto Federico García Lorca

Si bien todos los municipios ven el 'caramelito' que sería tener estas dependencias comerciales en sus municipios, no todas puedan optar a ellas. Maracena y Peligros reconocen lo bueno que traerían, pero no se encuentran en disposición de ofrecer, por el momento, nada a la empresa. En el caso de Maracena, Noel López explica que se encuentran desarrollando sus planes parciales y que tienen 340.000 metros cuadrados de zona industrial, pero que las circunstancias actuales no son las propicias. «Los terrenos tienen propietarios particulares y aunque la zona de instalación sería muy buena -en la carretera de Córdoba- no estaría cerrado el plan urbanístico en unos 7 o 10 meses, por lo que habría que esperar y tramitarlo bien».

Parecido es el caso de Peligros. El concejal de Comunicación, Pani Guzmán, también destaca la importancia de acoger un complejo de tales características en su localidad, pero comenta que, actualmente, no cuentan con terrenos para ofrecerles. «Los que tenemos libres (unos 15.000 metros cuadrados) son para equipamientos y no uso comercial por lo que, ahora mismo, poco podríamos hacer», concluye.

Un proyecto frustrado

Los nuevos candidatos a ser sede de Ikea llegan tras el largo idilio que la empresa ha mantenido desde 2006 con Pulianas. Después de casi 9 años de negociaciones, hace unos días se confirmaba que la multinacional sueca Ikea descartaba levantar una de sus populares tiendas en este término municipal, concretamente en la zona comercial de Kinépolis, debido «a las exigencias urbanísticas y económicas» de los propietarios «minoritarios» del suelo destinado a albergar la tienda.

Su alcalde, Juan José Carranza, muestra su decepción y lamenta que el proyecto no haya cuajado por una minoría. Asegura que «desde el Ayuntamiento tan sólo podemos facilitar los trámites y ayudar en todo lo posibles, pero que, finalmente, son los propietarios los que tienen la última palabra». Reconoce que se les ha escapado una oportunidad de oro ya que, tan sólo en empleos, se estimaba la creación de unos 2.000 en una localidad de 5.000 habitantes.