Primera condena judicial contra un saboteador de una bicicleta de alquiler

Primera condena judicial contra un saboteador de una bicicleta de alquiler

El acusado, un joven de 18 años, reconoció su culpa y tendrá que pagar los daños que causó al vehículo

C. MORÁNGRANADA

Un joven de 18 años reconoció ayer ante el juez haber causado destrozos en una bicicleta de alquiler de la empresa Obike -una de las dos que se han establecido recientemente en Granada-, lo que evitó la celebración de la vista oral del juicio. Al existir conformidad, la sentencia se entiende dictada de forma automática y no admite recurso alguno. En este sentido, el procesado, que aceptó haber cometido un delito leve de daños, deberá abonar el coste de la reparación de la bici amarilla que estropeó: unos 150 euros, según las fuentes consultadas por este periódico.

Los delitos leves, a diferencia de lo que ocurría con las ya desaparecidas faltas, generan antecedentes penales.

Es la primera condena judicial contra un saboteador de estos vehículos, que, desde que empezaron a funcionar en la ciudad, han sido objeto de algunos ataques absurdos e indignantes.

El incidente que ahora ha zanjado la justicia granadina ocurrió poco antes de mediados del pasado mes de noviembre y fue la Policía Local la que identificó a los sospechosos y recuperó la bicicleta dañada. En un principio, el ahora condenado se resistió a admitir su participación en los hechos, pero finalmente reconoció su culpa.

En este suceso se vieron implicados otros dos chavales que aún no habían alcanzado la mayoría de edad, por lo que serán investigados por la Fiscalía de Menores, tal y como confirmaron fuentes de dicha institución. Los medios consultados agregaron que ya han llegado a la citada fiscalía más atestados policiales que describen ataques a las bicis y a las motos de alquiler, lo que se traducirá a corto o medio plazo en la celebración de nuevos juicios (en este caso, contra adolescentes y niños).

Obike comenzó a trabajar en Granada el pasado 25 de octubre, mientras que la otra empresa, Ofo, lo hizo el 22 de noviembre. Durante los primeros días, casi un centenar de bicicletas sufrieron daños de distinta gravedad. Así las cosas, catorce quedaron prácticamente inservibles y cuarenta desaparecieron de la circulación.

A la vista de ese panorama, tanto la Policía Local como la Nacional se implicaron en la persecución de los vándalos, una ofensiva que ya está dando sus frutos. De momento, ha llegado la primera condena, pero habrá más.

Fotos

Vídeos