El primer brote de Xylella en Madrid dispara el temor entre los olivareros

Olivo seco infectado por Xylella en el brote que se produjo en el sur de Italia hace unos años. /R. I.
Olivo seco infectado por Xylella en el brote que se produjo en el sur de Italia hace unos años. / R. I.

Las 425 muestras tomadas en la provincia por ahora han arrojado un resultado negativo de esta bacteria, bautizada como 'ébola del olivar'

Jorge Pastor
JORGE PASTORGranada

Se llama 'Xylella' y se apellida 'fastidiosa'. Y es una bacteria letal para cultivos como el almendro o el olivar, de los que viven decenas de miles de familias en Granada. Hasta ahora era un peligro más o menos latente. A partir de ahora es una amenaza patente. Las alarmas saltaron el pasado miércoles. La comunidad de Madrid confirmó que los análisis realizados en un olivo de ocho años de Villarejo de Salvanés, que se secó en pocos días, habían dado positivo. Las autoridades comenzaron a aplicar de inmediato las medidas para aislar el foco y evitar la propagación por el entorno. El protocolo de la Unión Europea dice que ha de ser arrancado o eliminado tanto el árbol en cuestión como todos los situados en cien metros a la redonda.

No es el primer caso de Xylella en España. Pero sí el primero en un olivar y en la península, lo que desmonta la teoría de que el 'bicho' no prolifera en climas más fríos como puede ser el de Madrid -hasta ahora se habían detectado en zonas más cálidas como Baleares o Valencia-. A unos 380 kilómetros de Granada. «Esto es motivo de preocupación e inquietud», aseguraba Asaja al poco de trascender la noticia desde Madrid. Después de Jaén y Córdoba, Granada es la tercera provincia con mayor producción de aceite de oliva de España. En territorio granadino hay plantados veinticuatro millones de olivos, fuente principal o secundaria de renta para 35.600 hogares. Hay comarcas enteras, como los Montes Orientales, cuya economía depende de esta actividad agrícola.

Las organizaciones agrarias han mostrado su confianza en que el plan de choque en Madrid surta efecto. El daño es exponencial. Por cada olivo enfermo hay que erradicar unos trescientos del entorno -depende de las características de cada explotación-. Además se establece una zona denominada de 'tampón' en un radio de 500 metros que se tratará con herbicidas y fungicidas. También se fija una tercera corona de cinco kilómetros en torno al punto crítico donde se llevará a cabo una vigilancia extrema. Según las primeras valoraciones, serán medio centenar los agricultores afectados de cinco municipios. La Comunidad de Madrid ya ha anunciado que liberará dos millones de euros para indemnizarles.

Mucho en juego

España se juega mucho. Andalucía se juega mucho. Y Granada se juega mucho. La Xylella tiene un enorme potencial patógeno sobre un gran número de plantas hospedantes y puede producir grandes daños en olivares, frutales y viñedos, así como en numerosas especies forestales y ornamentales. La comunidad científica ha bautizado la Xylella como el 'ébola del olivar'. Los agentes transmisores son insectos que se alimentan del floema de las plantas. Por ahora no existe ningún tratamiento. Éste es el gran problema. Sólo se puede actuar de forma preventiva.

Y es lo que lleva haciendo la Junta de Andalucía desde hace unos años. Desde que en 2015 puso en marcha el Plan de Acción contra la Xylella. Se han realizado un total de 176 inspecciones y se han tomado 425 muestras de material vegetal sensible. Todas con resultado negativo. El Laboratorio de Producción y Sanidad Vegetal de la Junta ubicado en La Mojonera (Almería) es el encargado de realizar los análisis en la zona oriental de Andalucía. Este centro ha desarrollado técnicas diagnósticas que posibilitan la detección temprana de Xylella, principalmente basadas en biología molecular. El procedimiento, diseñado para atender una alta demanda, permite tener los diagnósticos en un máximo de setenta y dos horas.

Fotos

Vídeos