Martes, 29 de mayo de 2007
Registro Hemeroteca

en

LOCAL

GRANADA
Rajoy ofrece un pacto al PSOE para que gobierne la lista más votada
El líder popular se felicita por los resultados históricos, pero el partido asume que su discurso antiterrorista no consiguió el efecto esperado Zapatero se muestra satisfecho y celebra que el PP también lo esté
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
LOS AYUNTAMIENTOS

Número de municipios en los que cada partido ha obtenido la mayoría absoluta, lo que les asegura la Alcaldía:
F PP: 2.879 alcaldías.

F PSOE: 2.329 alcaldías.

F CIU: 337.

F Partido Aragonés (PAR): 153.

F ERC: 104.

F PNV: 91.

F IU: 58.

F ANV: 25.

F Coalición Canaria (CC): 24.

F Partido Regionalista de Cantabria: 20

Publicidad

Satisfecho, triunfalista y con propuestas bajo la manga. Así apareció ayer el presidente del PP en la valoración de los resultados de las elecciones municipales y autonómicas. Tras felicitarse por los «históricos» resultados cosechados el domingo, Mariano Rajoy lanzó una oferta al partido en el Ejecutivo. El líder popular reivindicó el gobierno para la lista más votada e invitó a José Luis Rodríguez Zapatero a pactar con el PP para permitir que dirija la comunidad o el municipio el primer partido. De este modo, mostró su disposición a ceder Canarias al PSOE pero, a cambio, los socialistas tendrían que dejar gobernar a los populares en el resto de las instituciones.

Rajoy se pronunció así desde la calle Génova cuando se le preguntó por el caso del socialista Juan Fernando López Aguilar, que ha sido el candidato más respaldado en Canarias, y repitió contestación para el ejemplo de Navarra, donde UPN tiene mayoría, pero insuficiente para repetir en el poder sin acuerdos. Después aclaró que su propuesta es extensible a toda España, tanto a nivel autonómico como local.

Horas antes de que Rajoy diera a conocer su oferta, el secretario de Organización el PSOE, José Blanco, aseguró que su partido no contempla ningún tipo de acuerdo ni con el PP ni con ANV para formar gobiernos municipales y autonómicos tras las elecciones, ya que las posiciones políticas son «muy antagónicas». El dirigente socialista subrayó además que la estrategia del PSOE en los lugares donde hay posibilidad de pactos será «articular mayorías de progreso» con las distintas fuerzas políticas, entre las que no descartó Nafarroa Bai o el PNV. «Nada está descartado y nada está decidido», agregó. De esta modo, pese a la falta de respuesta oficial del PSOE, la propuesta de Rajoy se da por rechazada.

Matices

Al margen de la oferta, el PP analizó ayer de forma pormenorizada los resultados electorales. La lectura es triunfalista -se han superado en votos a los socialistas-, pero con matices. El PP modificará su discurso para dar mayor protagonismo a las propuestas programáticas y de gestión, tras haber asumido que la apuesta sin matices por la crítica al Gobierno en política antiterrorista no ha dado los resultados que esperaba. Rajoy afirmó que no cambiará de posición en la lucha contra ETA, pero también puso de manifiesto que su prioridad, de cara a las elecciones generales, será convencer a los españoles de que tiene soluciones para resolver los problemas y mejorar el bienestar de los ciudadanos.

El líder del PP presumió en rueda de prensa de éxito electoral, expresó su satisfacción política y personal por los resultados y proclamó que «son los mejores de la existencia del PP como partido y los mejores de su historia». Pero, más allá de la presentación pública del 'vuelco' electoral que logró el domingo, el equipo directivo hizo un estudio detallado del comportamiento electoral y las carencias detectadas, con la vista puesta en las generales.

«Queda muchísimo trabajo por hacer», constató un miembro del comité de dirección, consciente de los fallos que Rajoy debe enmendar si quiere ganar en 2008. Andalucía, Cataluña, País Vasco, Castilla-La Mancha y Extremadura son asignaturas pendientes sin las que no es posible aprobar el examen que afrontarán los partidos políticos el año próximo. Rajoy comentó que redoblará sus esfuerzos para convencer, uno a uno, a los españoles de que tiene una idea de España y un proyecto político «para mejorar el bienestar» de los ciudadanos y en el que la máxima preocupación «son las personas». «Voy a demostrar que puedo ser un buen presidente», añadió.

Este giro en el discurso, con la modulación del mensaje hacia ofertas programáticas que apenas tuvieron cabida en la reciente campaña electoral, viene dictado por la lectura de los resultados del domingo y porque los electores no castigaron la política antiterrorista del PSOE como el PP preveía. «Es evidente que este es el momento y la oportunidad para avanzar por ese camino», señaló uno de los asesores del líder popular que ya prepara iniciativas para la nueva etapa. De hecho, Rajoy constató que «donde gobernamos mejoramos en votos», como prueba de la aceptación que tiene la gestión de su partido.

«Hemos ganado donde se ha hecho el discurso más centrado y se ha perdido con el más radical», proclamó un dirigente territorial que apuesta por repetir la experiencia aplicada por Alberto Ruiz-Gallardón en Madrid y Francisco Camps en la Comunidad Valenciana. El alcalde madrileño también se apresuró a señalar ayer que estas elecciones suponen el triunfo de un partido de «centro liberal avanzado» y animó a sus compañeros a seguir por la misma senda de moderación.

Desde territorios en los que el PP no ha tenido el éxito que esperaba con su discurso de denuncia de las «cesiones» del Gobierno ante ETA, los dirigentes populares señalan que en estos comicios «no ha calado el discurso nacional» y los electores han apostado por los candidatos locales y la gestión socialista. En otras autonomías donde los populares también han retrocedido -como Cataluña y Baleares- culpan, precisamente, a la radicalidad del discurso nacional del partido como una de las causas de su merma de votos.

«En Extremadura, Castilla y León y Andalucía tampoco hemos rentabilizado el discurso antiterrorista y en Navarra y el País Vasco ha sido contraproducente», apuntaron los más partidarios de ofrecer una imagen menos radical para abordar las generales.

Lectura positiva

Sin embargo, desde la dirección nacional se transmite un análisis distinto. «Todos los mensajes han surtido su efecto, no podemos prescindir de nada pero queda mucho por hacer», apuntan desde la cúpula donde Rajoy ha dado instrucciones de hacer una lectura positiva de estos comicios. «Aquí no dimite nadie», proclamó el líder de los populares tras conocer que el candidato de Extremadura, Carlos Floriano, anunció que no volverá a presentarse en las próximas elecciones autonómicas.

Por su parte, el presidente del Gobierno se pronunció ayer brevemente sobre las elecciones, después de que el pasado domingo evitara hacer declaraciones. José Luis Rodríguez Zapatero aseguró estar satisfecho y celebró que en el PP «también» lo estén. «Mejor que todos que todos estemos satisfechos», alegó. Tras su visita al barrio Hermanos Laguna de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), el más afectado por las tormentas de la pasada semana, Zapatero afirmó que su opinión sobre los comicios «pone de manifiesto las grandes virtudes de la democracia».

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master de Periodismo | Club Lector 10 | Visitas a Ideal

Canales RSS