Viernes, 9 de marzo de 2007
Registro Hemeroteca

en

ALMERÍA

VIVIR
El gorila transmitió las ladillas al ser humano hace tres millones de años
Los científicos creen que el contagio se produjo por dormir el hombre en nidos del gran simio
El gorila transmitió las ladillas al ser humano hace tres millones de años
Gorila de montaña, en su nido.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Fue hace 3,3 millones de años cuando el hombre empezó a coger ladillas, y la culpa la tuvieron los gorilas. No hay que pensar mal. Los expertos no creen que ocurriese copulando, sino más probablemente al alternarse en los lechos o incluso al comer el hombre al gran simio. «Ciertamente, no tendría que ser lo que mucha gente va a asumir inmediatamente, que es el coito entre humanos y gorilas, sino que en vez de algo sórdido pudo haberse derivado de una actividad considerablemente más aburrida», dice David Reed, uno de los autores del estudio.

El experto advierte que ambas especies convivían de una forma tan cercana en aquellos tiempos y compartían tantas actividades cotidianas que la del acto sexual sería la menos probable.

Pistas evolutivas

El curioso estudio de la Universidad de Florida, que se ha publicado en la revista 'BMC Biology Journal', aporta valiosas pistas sobre la evolución del hombre y sus costumbres. El ser humano es el único animal cuyo cuerpo sirve de huésped para dos tipos de parásitos muy similares que no conviven en ningún otro animal: los piojos en la cabeza y las ladillas en el pubis. «Ambas especies compiten entre sí. Por eso no pueden convivir», explica Reed desde el Museo de Historia Natural de Florida, donde trabaja como conservador de mamíferos. Los piojos se quedaron con los chimpancés y las ladillas con los gorilas. Por esa época, hace 3,3 millones de años, el hombre había empezado a perder el pelo del cuerpo y eso puso suficiente distancia entre los parásitos como para que las dos especies pudieran chuparle la sangre al mismo individuo sin molestarse entre ellas.

Millones de años atrás, el hombre ocupaba los nidos en los que había dormido la noche antes algún gorila, y de paso las ladillas que quedaban encontraban un nuevo hogar para seguir su carrera. Otra de las opciones que barajan los siete expertos es que el hombre cazase gorilas para alimentarse de ellos. En tal caso, el contagio se habría producido durante los trabajos carniceros.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master de Periodismo | Club Lector 10 | Visitas a Ideal

Canales RSS