Sábado, 13 de enero de 2007
Registro Hemeroteca

en

LOCAL

GRANADA
La Policía detiene al 'cerebro' de la estafa del oro mientras crece la cifra de denunciantes
Los clientes investigaban hacía meses al agente financiero tras recibir excusas como que era extorsionado para justificar el retraso en pagos En diciembre ya hubo una denuncia ante la Fiscalía por el fraude
La Policía detiene al 'cerebro' de la estafa del oro mientras crece la cifra de denunciantes
EXPECTACIÓN. Las cámaras de televisión graban la puerta de la oficina del detenido, que permanece vacía desde la noche del miércoles. /GONZÁLEZ MOLERO
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

El 'cerebro' de la presunta estafa en inversiones en oro y metales preciosos y responsable de la empresa Beaver Financial Corporation fue detenido ayer al mediodía por la Policía Nacional por los presuntos delitos de estafa y falsedad. César M. C. prestó declaración en la comisaría durante toda la tarde y aún se encuentra pendiente de ser llevado ante el juez que instruirá este caso, el titular del juzgado de Instrucción número 1 de Granada.

La detención se produjo tras el aluvión de denuncias interpuestas en el juzgado de guardia durante la madrugada del jueves contra esta empresa de intermediación financiera. Además, ayer el goteo de denunciantes contra este gestor fue constante en las comisarías granadinas. La cifra de afectados ya se acerca a los 200 y todos serán agrupados en una causa judicial conjunta.

Aunque fue el pasado miércoles cuando saltaron las alarmas de forma general y cerca de un centenar de personas se congregaron en la sede de esta firma en la carretera de Jaén, las primeras denuncias se produjeron mucho antes. Fuentes cercanas al caso explicaron a IDEAL que un grupo de unos ocho afectados presentó a finales del pasado mes de diciembre una denuncia ante la Fiscalía tras no recibir el dinero que esperaban de beneficios estipulado en el contrato que tenían firmado con el ahora detenido.

Confiados

En el caso de estos primeros afectados, su reclamación se refirió a las ganancias prometidas, después de que, con anterioridad, ya hubiesen recibido un primer plazo de la rentabilidad que prometía el gestor con inversiones en oro y plata en Londres. Algo que les generó una gran confianza. Y no fue en vano. Según los afectados, esta rentabilidad era del alrededor del 70%. Así que en pocos meses obtuvieron miles de euros de beneficios.

Esta denuncia siguió su curso judicial, mientras que surgían otros inversores insatisfechos. Ahora, la detención por presunta estafa del gestor pone al descubierto que, al menos, no debió invertir el dinero donde decía. Entre otras cosas, porque el mercado del oro es un valor seguro, pero con una rentabilidad a muy largo plazo. Todo lo contrario de lo que 'vendía'.

Las sospechas de muchos otros clientes se intensificaron hace un par de meses, cuando vieron que los cobros se retrasaban y las distintas excusas se sucedían. Entonces, decidieron hacerle seguimiento. Día y noche, según explicaba una de las afectadas, que conoció a César M. C. a través de un amigo de una inmobiliaria. Con esto intentaban confirmar si era cierto que estaba siendo víctima de extorsión, como él había dicho a sus clientes.

Ante la presión a la que se ve sometido, esta afectada que no quiso desvelar su nombre afirma que «fue callando algunas bocas, pagando a algunos clientes», pero los problemas siguieron.

«Tres días antes de que saltara este asunto, se le había vuelto a poner seguimiento», explica esta mujer, que señala que en su caso perdió unos cinco millones de pesetas, pero algunos conocidos llegaron a perder hasta 300.000 euros. Paralelamente, un grupo de afectados investigó en la entidad bancaria donde el detenido adujo que estaba el dinero. Pero allí no obtuvieron resultados. De hecho, según indica esta mujer, ni siquiera conocían la actividad que se supone que mantenía con ellos. Ni rastro del dinero.

Al no conseguir resultados, este grupo de clientes, nerviosos, decidieron presionarlo y lo citaron en la sede de la empresa, en Carretera de Jaén. Allí intentan obtener información, alguna explicación lógica a la desaparición del dinero de los clientes. Pero al ver que no podía aclarar ninguno de estos extremos, «llamamos nosotros a la Policía Nacional», matiza esta afectada. Ella quiere dejar claro que no iban armados con palos ni nada parecido y que los agentes no tuvieron que escoltar al gestor, que se fue a casa.

Al día siguiente, fue detenido por la Policía y así se despejaron las dudas surgidas entre los afectos sobre la posibilidad de que hubiese huido. Además de la detención de César M. C., los agentes están tomando declaración a otras personas que han podido colaborar con este hombre en la gestión de la empresa y la captación de clientes.

mvcobo@ideal.es

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master de Periodismo | Club Lector 10 | Visitas a Ideal

Canales RSS