Sábado, 16 de diciembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

LOCAL

GRANADA
«¿Por qué se dice que el asesino era esquizofrénico y no diabético?»
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
¿SABÍA QUE...?
F Una de cada cuatro personas sufre un trastorno mental a lo largo de su vida. Demencia senil, ansiedad, depresión, anorexia y bulimia, esquizofrenia, hiperactividad, psicosis, neurosis y trastorno bipolar son algunos de los más conocidos.

F El 22% de la gente padece episodios de ansiedad y depresión.

F El 1% de la población desarrolla alguna forma de esquizofrenia.

F Menos del 25% de los enfermos están correctamente diagnosticados y tratados, pese a que existen tratamientos efectivos para la mayoría de estos trastornos.

Publicidad

«Loco», «maniático», «demente», «paranoico», «desequilibrado» o «psicópata» son palabras que se leen frecuentemente en los titulares de sucesos de los periódicos. No es raro escuchar en televisión que un «esquizofrénico» ha cometido un asesinato o que un «perturbado» ha agredido a alguien. En ocasiones estas afirmaciones no son más que una presunción del periodista, que ignora el hecho de que los enfermos mentales son más a menudo víctimas que agresores. Muchas veces son una punzada más de dolor para las personas con una enfermedad mental. Y siempre contribuyen a consolidar el estigma social que pesa sobre unos sujetos a los que, inexplicablemente, la sociedad culpa de su dolencia.

Periodistas, médicos y enfermos mentales debatieron ayer en la Jornada de Salud Mental y Medios de Comunicación, en la Escuela Andaluza de Salud Pública, sobre el papel de la prensa y la televisión en la perpetuación de los prejuicios que pesan sobre los pacientes psiquiátricos.

Guía de estilo

En el encuentro se presentó la 'Guía de estilo' elaborada por la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Enfermos Mentales (FEAFES). El manual pide a los periodistas, entre otras cosas, que eviten «etiquetar» a las personas con problemas mentales llamándolas, por ejemplo, «esquizofrénicos», por la misma razón que no se dice «sidoso» ni «canceroso». La guía recomienda evitar informaciones sensacionalistas, tendenciosas y no contrastadas, y romper la asociación entre enfermedad mental y violencia, dado que es falso que estos individuos cometan más delitos que los demás. «Las personas con enfermedad mental, con tratamiento psiquiátrico y un entorno social y familiar adecuado, pueden y deben vivir en la sociedad sin que esto suponga un riesgo para nadie», señala el texto.

«¿Por qué se dice en titulares que el asesino era esquizofrénico? Nadie lo menciona cuando es diabético o hipertenso...», apuntó el psiquiatra Andrés López Pardo, técnico de la Fundación Andaluza para la Integración Social del Enfermo Mental (Faisem). Entre las «creencias erróneas» sobre la enfermedad mental, destacó la idea de que es poco frecuente, cuando en realidad afecta a una de cada cuatro personas a lo largo de la vida. Mucha gente relaciona esquizofrenia con doble personalidad, retraso intelectual, debilidad mental, violencia y, curiosamente, genialidad; nada de eso tiene razón de ser.

Mensajes positivos

El presidente de FEAFES-Andalucía, Miguel Acosta, lamentó además que los medios de comunicación presten poca o ninguna atención a las noticias positivas sobre enfermos mentales, como sus esfuerzos por la integración laboral o sus iniciativas de normalización social.

Domingo Díaz del Peral, coordinador de Salud Mental de Almería, aseguró que no sólo los medios estigmatizan a estos pacientes: también lo hacen sus familias y los propios psiquiatras. En ese sentido, lamentó que muchas personas no sean capaces de ver a la persona, sino sólo al enfermo, como si su problema totalizara todos los aspectos de su vida: «Éste no es Juan, un jardinero que fuma a escondidas y al que le gustan el fútbol y la vecina rubia. Sólo es un esquizofrénico».

En ese sentido, Salvador Perpiñá, guionista de 'Arrayán' y 'La dársena de Poniente', reconoció que en la ficción televisiva española, «el reino del cliché», no existe «ningún personaje normal que tenga una enfermedad mental». Y tomó nota de la sugerencia de introducir a ese tal Juan, o a otro Juan, en alguna de sus series.

Autocrítica

La periodista Milagros Pérez Oliva, responsable de Salud de 'El País', reconoció que la falta de tiempo y de especialización contribuyen a que las páginas de los periódicos reproduzcan prejuicios sobre la enfermedad mental, que está, a su juicio, sobredimensionada en Sucesos e infrarrepresentada en Salud. Pero alertó contra la «tiranía del lenguaje políticamente correcto» y recordó que «'persona con enfermedad mental' no cabe en un titular». En todo caso, consideró que el mejor modo de evitar que un esquizofrénico protagonice un hecho violento es prevenir: evitar que abandone su medicación, mejorar la atención sanitaria y apoyar a su familia.

Los más críticos con la prensa fueron los redactores de Radio Nikosia, personas con problemas psiquiátricos que realizan un programa en una emisora barcelonesa y participan en 'La ventana' de Gemma Nierga. Cristina Martín aseguró que en los medios «se dicen mentiras» y se trata la enfermedad mental «sin respeto y con violencia», sin tener en cuenta el dolor de los afectados. «Porque la enfermedad mental es dolor, es sufrimiento mental y es desamparo», recordó Cristina, cuyo proyecto de vida se truncó cuando tenía 20 años a causa de una crisis esquizofrénica.

igallastegui@ideal.es

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master de Periodismo | Club Lector 10 | Visitas a Ideal

Canales RSS