¿Qué políticos granadinos tienen un máster?

¿Qué políticos granadinos tienen un máster?

La formación en Derecho y Ciencias Políticas es la favorita de casi la mitad de los cargos públicos, entre los que hay 17 licenciados y cinco doctores | Sólo cuatro de los 26 representantes electos más importantes de la provincia declaran tener una titulación similar a la de Cifuentes

Antonio Sánchez
ANTONIO SÁNCHEZGRANADA

Los representantes electos más importantes de la provincia no sufren 'titulitis'. IDEAL ha pasado revista a los diputados nacionales, senadores, parlamentarios andaluces, el presidente de la Diputación, José Entrena, y el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, y entre todos ellos -son 26- sólo cuatro cuentan con un máster en su currículum, de los cuales sólo uno ha sido obtenido en una universidad pública y es equiparable al cuestionado título de la presidenta de la comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

Sólo el senador del PSOE José Martínez Olmos, que decidió ampliar su licenciatura con un máster universitario en Salud Pública y Administración Sanitaria, cuentan con un máster académico mientras que Elvira Ramón (PSOE), Francisco Javier Aragón (PSOE) y Ana Vanessa García (PP) acreditan másteres, pero obtenidos en fundaciones, colegios o escuelas privadas.

Sólo el senador del PSOE José Martínez Olmos, que decidió ampliar su licenciatura con un máster universitario en Salud Pública y Administración Sanitaria, cuenta con un máster académico

Entre los cargos públicos de la provincia destaca la licenciatura por encima del resto. Se debe en parte a que la mayoría de ellos son nacidos en los sesenta y setenta y accedieron a la formación universitaria antes de que la 'titulitis' de la última década se pusiera de moda. Hasta 17 de los 26 principales representantes electos de la provincia son licenciados, ingenieros o arquitectos, mientras que cinco -dos del PP, dos de Podemos y uno del PSOE- son doctores universitarios de los cuales cuatro han estado ejerciendo hasta el año 2015 en la Universidad de Granada.

Únicamente tres son diplomados. Se trata del alcalde de la capital, Francisco Cuenca, el presidente de la Diputación, José Entrena, y la diputada de Podemos, Ana Terrón. El único que no cuenta con una formación universitaria finalizada es el senador del PP, Sebastián Pérez, que no obstante ha cursado estudios de Ciencias Políticas y Alta Dirección de Empresas y considera que emprender una carrera hacia la «'titulitis'» es un «error mayúsculo». Se confunde, a su juicio, «el currículum con la capacidad de gestionar. Para mí nunca ha sido una obsesión porque el ciudadano premia al buen gestor».

Únicamente tres son diplomados. Se trata del alcalde de la capital, Francisco Cuenca, el presidente de la Diputación, José Entrena, y la diputada de Podemos, Ana Terrón

Los políticos de la provincia también son más de letras que de números. La formación en Derecho y en Ciencias Políticas es la favorita de diez de los cargos públicos, aunque también hay especializados en Salud, Psicología, Trabajo Social, Ciencias Empresariales, Historia o Filología. Otro patrón común es la dilatada trayectoria al servicio de los ciudadanos. Si se excluye a los diputados y parlamentarios de Podemos, Unidos Podemos y Cs, la mayoría de los políticos granadinos declaran en su currículum una dilatada experiencia laboral desempeñando cargos públicos desde incluso los años ochenta. Por ejemplo, José Martínez Olmos, senador del PSOE en la actualidad, accedió al Ayuntamiento de Guadix en 1983, cuando el político tenía 25 años. Cuatro años después le dio el relevo Santiago Pérez, que ocupó un asiento en la casa consistorial accitana en 1987, también con 25 años, y ahora es diputado del PP en el Congreso.

En lo que coinciden la mayoría de políticos es en la dificultad que supone desempeñar un cargo público y en paralelo realizar un máster público como el de Cristina Cifuentes. El presidente de la Diputación, José Entrena, reconoce por ejemplo que estaba estudiando Pedagogía cuando accedió a la alcaldía de su pueblo y le fue «imposible» compatibilizar el cargo con su puesto de maestro, del que sólo solicitó una excedencia cuando se convirtió en diputado provincial en 2009. Una situación similar relata el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, que asegura que su trabajo como primer edil de la ciudad le llena la agenda de ocho de la mañana a diez de la noche los siete días de la semana. «Este cargo en concreto te ocupa completamente», asegura.

El diputado de Cs y líder provincial del partido Luis Salvador hace precisamente una distinción entre los cargos públicos para analizar la posibilidad de cursar un máster -o cualquier otra formación- mientras que se ejerce una función pública. En su caso relata que su doble tarea como diputado y portavoz provincial de su partido es lo que provoca que apenas tenga tiempo libre. De forma similar opina el senador del PP, Luis González, que sólo lleva dos años en política. «Depende de sí tienes un cargo orgánico dentro del partido. Pero es perfectamente compatible y conveniente, aunque implica quitárselo a tu ocio y a tu familia», expresa.

Mari Carmen Lizárraga, parlamentaria andaluza de Podemos, considera que es muy «recomendable» que los políticos se formen mientras que se está desempeñando un cargo público. «No he parado de leer en estos tres años sobre financiación económica», ejemplifica. No obstante, sí admite que supone un «gran esfuerzo» formarse y ser cargo público al mismo tiempo. María Carmen Pérez (IU) también incide en la necesidad de estar en «permanente reciclaje», ya que cuando se es cargo público «tienes que conocer de todo».

Presencia casi permanente

La opinión generalizada entre la clase política granadina es que la formación y el desempeño de las funciones públicas son compatibles, pero se admite la dificultad de representar a la provincia y, en paralelo, abordar unos estudios de la entidad de un máster universitario. El doctor de la UGR y senador del PSOE, Gregorio Cámara, lo resume así: «Lo normal es que la gente esté permanentemente siguiendo el máster porque es muy exigente, con clases de varias horas y alta intensidad. Y esto exige una presencia casi diaria».

Fotos

Vídeos