La policía interrumpe 'la clase'

Los alumnos concentrados a las puertas del edificio de la Junta donde quisieron dar la clase./RAMÓN L. PÉREZ
Los alumnos concentrados a las puertas del edificio de la Junta donde quisieron dar la clase. / RAMÓN L. PÉREZ

10 estudiantes dan una clase oral en una sede de la Junta para denunciar las «pésimas» condiciones de la EOI y terminan expulsados del recinto

Á. PEÑALVER GRANADA

Algunos alumnos de quinto de la Escuela Oficial de Idiomas (EOI) decidieron ayer llevar sus protestas a otros puntos de la ciudad y quedaron por la tarde en la sede de la Junta de Andalucía de la calle Joaquina Eguaras. Allí querían dar una clase oral de alemán para denunciar «el mal estado y la pésima acústica» de las aulas de ese centro público de idiomas, ubicado desde el pasado mes de septiembre en la zona norte de la capital.

Los 10 alumnos congregados están en huelga general, como bastantes otros del centro, y querían denunciar las incomodidades, la mala ubicación, la falta de seguridad e iluminación y la pésima comunicación por transporte público que padece la actual sede de la EOI. Sin embargo, sus pretensiones fueron frustradas. Pudieron presentar un escrito en el registro del centro a la atención de la Delegado de Educación - hoy se reúnen con el delegado, Germán González-, pero la seguridad del centro llamó a la policía ante la pretensión de celebrar una charla -sin permiso- en el mismo. Así, la protesta quedó disuadida tras la identificación de sus integrantes.

«Una acústica imposible»

«La acústica del centro es imposible. No podemos hacer las audiciones con claridad. Tampoco hay iluminación alrededor y da miedo salir por la noche porque todo está muy solitario. Además, si vives en el centro tienes que coger dos autobuses hasta la Escuela de Idiomas, ya no te digo si vives en Ogíjares o en Las Gabias», explicaba uno de los concentrados ayer en la sede de la Junta de Andalucía en Joaquina Eguaras, también en el barrio de Almanjáyar.

Mientras, la clases se celebraban a medio gas en el edificio de la polémica, ubicado en la calle Cárcel Baja del polígono de Almanjáyar, a orillas de la carretera que conduce al centro comercial Kinépolis. «Nosotros sí venimos a clase porque necesitamos sacarnos el título, pero estamos de acuerdo con los motivos de la huelga, a la vez que pensamos que se puede protestar, pero sin faltar a clase», explicaban dos estudiantes de Inglés a la salida de clase.

A las ocho de la tarde, la representante de los alumnos y miembro del consejo escolar, Paca Moya, informó a IDEAL de que una profesora le había comunicado minutos antes que ocho encapuchados habían rodeado a dos alumnas pidiéndoles dinero por aparcar. Según sus declaraciones: «La Policía llegó después de 15 minutos y muchas preguntas y la conclusión fue que mejor no aparquemos en la zona. Otros se rieron diciendo que se iban a encontrar las ruedas rajadas».

IDEAL llamó ayer a Policía Local, cuerpo que prestó ese servicio. «Cuando llegamos a atender esa llamada no había rastro de víctimas ni de agresores. No pudimos hacer nada. No se localizó a las víctimas». Tanto Policía Local como Nacional confirmaron anoche a IDEAL que no es la primera vez en los últimos meses que reciben llamadas de ese tipo vinculadas al área de la EOI: «Nos llaman y cuando se desplaza la patrulla hasta el lugar no hallamos a las víctimas ni las localizamos».

Fotos

Vídeos