La Policía disuelve una quedada de cien adolescentes para pelearse en el Centro de Granada

Zona del Paseo de los Basilios donde hicieron la quedada los jóvenes para pelearse.
Zona del Paseo de los Basilios donde hicieron la quedada los jóvenes para pelearse. / FERMÍN RODRÍGUEZ

Las fuerzas de seguridad advierten de un fenómeno que cada vez se repite más en la provincia y que empieza a generar problemas

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBA

Un joven refugiado en un bar próximo a la Plaza del Humilladero fue quien avisó al servicio de emergencias del 112 la noche del martes a las 21.25 horas para informar sobre la existencia de una pelea multitudinaria, entre un grupo de adolescentes. Efectivos de la Policía Local y la Nacional se personaron en el lugar de los hechos -inmediaciones de la Acera del Darro y Paseo de los Basilios- y se encontraron una estampida de adolescentes que corrían en distintas direcciones huyendo de la policía. Finalmente no se pudo detener a nadie por la huida, pero la Policía Local sí pudo recabar información sobre lo sucedido. Se trataba de una quedada de un centenar de adolescentes que habían quedado para pelearse: un grupo procedía de distintas localidades del cinturón metropolitano de Granada y el otro estaba formado por adolescentes de entre 14 y 17 años del distrito norte de la capital y otros de origen magrebí, que presumiblemente, según fuentes consultadas por este periódico, podrían estar ingresados en algún centro de protección de Menores.

Estos menores de edad se fueron moviendo por la Acera del Darro, Humilladero, y entorno del colegio Escolapios junto al río Genil. Una testigo de los hechos ha comunicado al periódico que uno de los menores agarró por el cuello a otro y en el muro del río Genil, zona de Escolapios, intentó arrojarlo al río sin demasiado éxito. Otros han asegurado que muchos de los menores allí congregados tenían el móvil en la mano para grabar la escenas de la gresca y seguramente después difundirlas por las redes sociales.

Este fenómeno cada vez es más frecuente en muchas capitales, incluida Granada

La presencia de la Policía Local y la posterior llegada de la Policía Nacional provocó una estampida de los menores que se disolvieron ipso facto, no dando posibilidad a los agentes de efectuar ninguna detención y tampoco, según la consulta efectuada al 112, de asistir sanitariamente a ninguno de los menores. Al lugar también se desplazó un dispositivo sanitario, aunque se retiró sin efectuar ninguna asistencia.

Otra quedada el lunes

Otros testigos, residentes en la zona, han manifestado a IDEAL que la tarde noche del lunes hubo otra quedada de adolescentes por la zona pero no tan multitudinaria. Tampoco hubo heridos, aunque sí se vieron enfrentamientos por la zona del paseo de Los Basilios.

Este tipo de encuentros 'swag' -denominados así porque sus protagonistas suelen llevar una indumentaria identificada con el movimiento 'swag', con gorras deportivas de visera, piercings, pantalones estrechos y camisetas ajustadas al cuerpo- no son nuevos. Fuentes consultadas por este periódico han apuntado que durante este y el pasado año se han visto quedadas similares en la plaza del Campillo o en el Burguer King de Puerta Real o en Neptuno, zonas frecuentadas por adolescentes. También es común el uso de las redes sociales, de ahí el nombre de quedadas 2.0, para citar a todos estos adolescentes. Los jóvenes buscan protagonismo en las redes sociales y por ello graban los enfrentamientos.

Espectáculo

¿Qué se esconde detrás de estas quedadas? «Estamos en una sociedad donde son cada vez más los adolescentes que lo tienen todo, no sufren necesidades y buscan en el espectáculo de estas quedadas un afán de protagonismo que después retransmiten por las redes sociales. No son capaces de ver qué cosas tienen realmente importancia y cuáles no», apunta Manuel Rodríguez, educador de calle y pedagogo que en estos momentos trabaja la conflictividad de los adolescentes en el seno de la sociedad, la familia y la escuela a través de la empresa granadina 3.60 dedicada a estos fines.

Los adolescentes buscan protagonismo en estas peleas para difundirlo por las redes

Las fuentes policiales consultadas aseguran que mientras no haya heridos ni se visibilicen los enfrentamientos entre unos y otros, resulta muy difícil detener a un menor de edad. Por lo general, estos adolescentes «no van a acudir a nosotros para defenderse de sus oponentes», dice un policía consultado por este periódico: «Prefieren resolver sus diferencias a puñetazo limpio».

Manuel Rodríguez mantiene que este tipo de comportamientos son fruto de una «falta de habilidades sociales importante para resolver sus problemas y acuden a comportamientos muy rudimentarios para resolverlos, como el hacerse los fuertes, ser más machos y pasar siempre por encima del enemigo». Este educador apuesta porque los cuerpos y fuerzas de seguridad sean capaces de detectar por las redes sociales este tipo de quedadas para frenarlas a tiempo.

Un paseo por buscadores como 'Google' permite comprobar que este tipo de quedadas de adolescentes para protagonizar peleas se repite cada vez con más frecuencia en ciudades como Vigo, Coruña, Barcelona, Murcia o Bilbao donde estas concentraciones de menores han generado serios problemas y quejas entre vecinos, comerciantes y propietarios de establecimientos hosteleros de las ciudades citadas.

Fotos

Vídeos