Un pleno de incógnitas

Un pleno de incógnitas

El grupo municipal de 'Vamos, Granada' llega desintegrado a un pleno en el que podría perder una de sus ediles

M. V. COBOGRANADA

El pleno ordinario del mes de noviembre arrancará con el punto más polémico del orden del día. La posible expulsión de Pilar Rivas del grupo municipal de 'Vamos, Granada' se ha incluido en la sesión, y a partir de ese momento debería pasar a ser concejala no adscrita, como ha pedido el partido. Sin embargo, la propina Rivas señaló ayer que en este procedimiento no se cumplen las garantías y que la decisión debería votarla el pleno, no tomarla sólo el alcalde. Rivas también anunció que recurrirá en los tribunales esta expulsión, presentando una demanda contra su partido y un contencioso-administrativo contra el Ayuntamiento. Luis de Haro, su compañero de grupo y 'de bando' desde el pasado verano, cuando estalló la criáis, dejaba caer ayer la posibilidad de que el punto se retirara del orden del día. El edil podría ejercer como portavoz, por primera vez, en este pleno, si el Ayuntamiento diera por bueno el escrito que presentaron él y Rivas. Sin embargo, la edil Marta Gutiérrez Blasco y el partido mantienen otra tesis radicalmente opuesta, y ayer incluyeron en el registro municipal un escrito en el que reiteraban que la única representante legal de las siglas era ella, por lo que pedía que se le restituyera como portavoz.

Por todo esto, lo que ocurra en los primeros minutos del pleno marcarán cuál es la composición del pleno durante las próximas semanas.

El escrito de Diputación

En esta misma semana se han producido también novedades en cuanto a la petición de expulsión de Luis de Haro del grupo de 'Vamos, Granada' en Diputación, reclamada por el partido hace tres meses. La secretaría de la institución provincial envió un escrito en el que rehusaban dar curso a esta expulsión porque el partido no había entregado en plazo el documento oficial en el que se recogía la decisión tomada por la formación política. Sin embargo, el partido ha reaccionado con cierta indignadión, exhibiendo el documento, fechado en plazo, que le requería la Diputación. El plazo otorgado expiraba el 17 de noviembre, mientras que el documento se registró oficialmente en el Ayuntamiento el día 14. La formación volvió a remitir el papel requerido adjunto a un escrito en el que reclamaban de nuevo que se expulse a Luis de Haro.

Fotos

Vídeos