Ideal

Tenerife, una isla para saborear

Comida típica de Tenerife.
Comida típica de Tenerife.
  • Cada rincón de esta tierra esconde un ingrediente único que convierte su gastronomía en una verdadera tentación

Y te esperamos en:

Siempre hemos sabido que Tenerife es una isla para disfrutar, ahora quizá descubramos que también es una isla para saborear. Cada rincón de esta tierra esconde un ingrediente único que convierte su gastronomía en una verdadera tentación. Esto es posible, en parte, gracias a que el mar y un clima cálido permiten a Canarias cultivar una gran variedad de frutas y vegetales, dos de los ingredientes principales de la gastronomía tinerfeña. Aunque el pescado y el plátano son los grandes protagonistas, el menú de la isla de la eterna primavera tiene mucho más que ofrecer. ¿Nos sumergimos en él?

Pescados y vinos

Como en toda isla que se precie, el pescado es un elemento imprescindible de la cocina de Tenerife. El más popular es la vieja (scarus cretensis), un pez del litoral de carne blanca, suave y que se puede encontrar durante todo el año. Se prepara rebozado, a la parrilla o guisado con patatas (acompañado de mojo verde y picón). El cherne (mero) es otro pescado muy demandado, se vende salado y luego se desala, igual que el bacalao, aunque aquí también se consume fresco, a la plancha, con papas arrugás y mojo verde. Del mar nace también el exquisito manjar con el que se elabora la cazuela de pescado, preparada a partir de pescado al natural o frito, que después se cuece con papas, cebollas, tomate y pimiento. Otra sabrosa propuesta es el atún, servido en adobo, a la plancha, en carpaccio o encebollado. La oferta marinera se completa con los pescados salados: sama, sargo, lisa, corvina o abade.

Para acompañar al sabor del mar, Tenerife cuenta con un vino de excepción, ya que en la isla existen hasta cinco denominaciones de origen: Tacoronte-Acentejo, Ycoden-Daute-Isora, Valle de La Orotava, Valle de Güímar y Abona, que en conjunto embotellan anualmente más de cinco millones de litros. Un auténtico placer para el paladar.

Las papas y los mojos

En todo el archipiélago canario, la patata (o papa, como la denominan los locales) es un ingrediente esencial. Se utiliza en los potajes, cazuelas y sobre todo acompañando a carnes y pescados. No es de extrañar, ya que en las islas se han contabilizado hasta 46 variedades diferentes de este tubérculo. Entre ellas está la papa negra, que sólo se cultiva en Tenerife, y las conocidas como papas bonitas, que pueden ser blancas, coloradas o negras y destacan por su sabor y calidad. También son muy populares las papas arrugás, que se cuecen con piel y mucha sal (hay quienes prefieren hacerlo en agua de mar) y saben a gloria.

Otro de los productos estrella de la cocina tinerfeña es, por supuesto, el mojo: una salsa que acompaña a muchas recetas y se usa como complemento de algunos platos principales. Hay tantos mojos como se quiera (puede que cerca de un centenar) pero cuatro recetas son las más tradicionales: el colorado picón (con guindilla o chile); el colorado dulce (con pimientas palmeras, no picantes); el verde (con cilantro); y el almagrote (que se hace con queso, siempre curado y duro). Untado con pan tostado es un entrante excelente.

El Gofio

El Gofio es una herencia directa del pueblo aborigen que habitaba las islas, los guanches. Consiste en una harina elaborada a partir de cereales tostados, sobre todo cebada, trigo y maíz y, excepcionalmente, algunas legumbres como garbanzos o habas. Se puede tomar escaldado o mezclado con caldo de pescado, de carne o de verdura. Es el complemento ideal de platos como la cazuela de pescado y el Sancocho (una sopa a base de carne, tubérculos y verduras). También podemos comerlo con gajos de cebolla cruda. El Gofio en polvo incluso se añade a la leche en los desayunos. Mezclado con harina es ideal para galletas, bizcochos, helados y hasta mousses.

El plátano

Sería imposible pensar en la cocina de Tenerife sin hacer referencia al plátano, uno de sus productos más preciados, que abunda en los recetarios de la isla. Nos sorprendería la cantidad de recetas en las que puede incluirse esta fruta. La encontramos en entrantes como la ensalada de plátano de Canarias y brotes de hojas, con vinagreta de higos secos; o en el sushi de arroz a la cubana con plátano. También platos principales como el pollo se acompañan de esta delicia frutal. Y ¿qué decir de los postres? Es difícil resistirse a un plátano de Canarias flambeado con canela y ron o a un flan de plátano y pera con caramelo de chocolate. ¿Y un plátano split? Esta versión canaria del famoso Banana Split será el colofón perfecto para cualquier comida en la isla.

Fuente: Guía Repsol