Ideal

Cinco originales juegos de mesa para disfrutar de las tardes de frío

  • El invierno empieza a ser una realidad, y con él, las interminables tardes de estufa y sofá. Te contamos cinco maneras de hacer que el aburrimiento quede a un lado en diás así

El invierno empieza a ser una realidad, y con él, las interminables tardes de estufa y sofá. Cada vez nos apetece menos salir a la calle, la lluvia y el frío se ven mejor a través de la ventana con el pijama puesto. Ver películas o series empieza a ser monótono, ¿no se te ocurre qué hacer?

Tenemos la solución: juegos de mesa. Suena arcaico, a nuestra infancia libre de internet y llena de tableros de oca, parchís y monopoli, parece difícil hoy en día. Lejos de los juegos clásicos, cada día hay opciones más originales para pasar una tarde frente a un tablero o una baraja diferente, que con un poco de suerte harán que te olvides de internet por unas horas.

Dixit

La mejor manera de poner a prueba la imaginación, así como la capacidad para relacionar imágenes con conceptos. Cada jugador empieza la ronda con cinco cartas, y uno de ellos es el narrador. Este, selecciona una carta de su mano y la asocia a una descripción, que puede ser una historia, una frase, una palabra o hasta un sonido. El resto de jugadores, escogen la carta de su mano que más se ajuste a la descripción del narrador. Se barajan las cartas cedidas por todos los participantes, y se destapan sobre la mesa.

Una vez vistas, todos excepto el narrador tienen que votar cuál creen que es la del narrador. El objetivo es dar una descripción que permita que la acierten parte de los jugadores, pero no todos, para así avanzar más casillas en el tablero.

Este juego está pensado para todas las edades a partir de ocho años, admite de tres a seis jugadores en su versión inicial, número que se puede ampliar hasta 12 con la adhesión de diversas expansiones. Las ilustraciones son de los más variopintas, y con las ampliaciones hechas hasta la fecha existen ya 511 cartas diferentes. Las partidas pueden durar en torno a media hora, y no requiere apenas preparación previa. El precio del juego original es de aproximadamente 25,00 euros, y las expansiones de cartas rondan entre los 17 y los 20 euros.

Es una opción ideal para desarrollar la imaginación con la gran cantidad de cosas que inspiran las ilustraciones de las tarjetas y sus múltiples interpretaciones, conseguirá atraparte partida tras partida y cada vez surgirán historias más originales.

Buzz it!

Lo importante en este juego es la capacidad de pensar rápido y ser original. Buzz it! consiste en buscar respuestas rápidas a una temática planteada en una tarjeta, con un 'Buzzmaster' que se encarga de dar por válidas o no las respuestas. Quien dirige el juego tiene el pulsador, y se encarga de leer la tarjeta. Se pueden dejar 5 u 8 segundos para responder, y sólo se empieza a contar cuando el Buzzmaster pusla el botón dando por buena la contestación de los jugadores.

Con respecto a las tarjetas, hay de todo. Se dividen en verdes y moradas. En las primeras nos podemos encontrar con temas mucho más cotidianos y sencillos, en las segundas no hay patrón, puede haber cualquier cosa.

Buzz it! está pensado para jugadores de 16 años o más, y pueden participar desde dos a doce personas. El precio del juego es de unos 18 euros, y las partidas pueden durar en torno a una media hora, aunque todo dependerá de la imaginación de los participantes y de cuantas respuestas válidas sean capaces de dar a cada tarjeta.

Los hombres lobo de Castronegro

"El pueblo duerme, los lobos se despiertan". Este juego, así como sus múltiples versiones y expansiones, se trata de un rol en el que los participantes tienen que adoptar un papel y mantenerlo para conseguir sus objetivos. Los jugadores se dividen en dos bandos, lobos y aldeanos, aunque haya más persojanes. El fin de cada lado es acabar con sus rivales, tratando de convencer al resto de jugadores de que lo que ellos dicen es la verdad, y de que los malos son los otros.

Para entender la dinámica, basta con jugar una partida, un buen narrador y el resto viene rodado. Admite entre 8 y 18 jugadores, aunque pueden ser más utilizando expansiones. Además, tiene diversas versiones que innovan sobre el juego original. Las partidas suelen durar sobre media hora, y está pensado para todas las edades a partir de los diez años. El precio del juego original, con el nombre de Los hombre lobo de Castronegro, es de unos 10 euros.

Este juego puede ayudar a desarrollar habilidades como la diplomacía, la deducción o el engaño, puesto que cada jugador tendrá que ser capaz de convencer al resto de su versión, con lo que se pueden llegar a dar conversaciones de lo más surrealistas, y hacer que tu tarde se pase sin que te des cuenta.

¡Sí, Señor Oscuro!

Si algo se valora en este juego es la imaginación. La dinámica es sencilla. Uno de los jugadores adopta el puesto de Rigor Mortis, y se encarga de plantear al resto, sus súbditos, una situación. Estos deben improvisar una historia, usando las cartas de su mano, para escapar de lo que se les viene encima.

Los jugadores trataran de culparse unos a otros, al tiempo que buscan convencer al Rigor Mortis de que sno son culpables de su problema. El narrador tiene libertad de creer o no lo que cada uno de ellos narre, y cuando las versiones sean contraditorias o poco firmes, puede lanzar 'miradas' a quienes lo merezcan. A la tercera mirada, el jugador queda eliminado por no resultar creíble.

Este juego admite entre cuatro y ocho jugadores, y es apto para todas las edades a partir de los diez años. Su precio es de unos 18 euros, y las partidas pueden durar entre 20 y 30 minutos, todo ello dependiento de nuestra capacidad para convencer al Rigor Mortis, o de cuánto quiera complicar este la historia.

Bang!

Una manera original de jugar a las cartas. Bang! está inspirado en el lejano oeste, donde un grupo de Forajidos se enfrentan al Sheriff. Nada más empezar se forman dos bandos, el de el sheriff y sus alguaciles, y el de sus enemigos. Se juega por turnos en sentido horario, y cada turno se divide en tres fases. Lo primero es robar dos cartas del mazo. Una vez se tengan las cartas en mano, se jugarán tantas como se quiera o pueda. Cada carta tiene unas indicaciones que hay que seguir para jugarla correctamente. Al final de cada turno, los participantes sólo podrán tener una mano de cartas cuyo número sea igual a los puntos de vida de su personaje.

El juego original está pensado para la participación de cuatro a siete jugadores, de todas las edades a partir de diez años. Cada partida durará entre unos 20 y 40 minutos, y la dinámica es muy fácil de captar después de un par de manos.

Su precio, variando según las versiones y diversas expansiones, puede oscilar entre los 15 y los 30 euros, y ofrece gran cantidad de alternativas surgidas a raíz del juego original.