Los pisos en zonas cercanas a paradas del metro suben hasta un 39%

Los pisos en zonas cercanas a paradas del metro suben hasta un 39%
Carlos Javier Valdemoros

Los precios aumentan en especial en las zonas menos céntricas, como la aneja a la estación de autobuses o el Zaidín

JAVIER MORALES y JUANJO CEREROGranada

Uno de los efectos que se produce de forma muy habitual tras la implantación de sistemas de transporte público como el metropolitano de Granada es que el suelo disponible alrededor de las paradas tiende a revalorizarse rápidamente. El caso de la ciudad de Granada no ha sido una excepción a esta regla, y apenas medio año después de la puesta en marcha del sistema el efecto ya se nota sobre el precio del suelo, de acuerdo con la información disponible en varios portales web donde figuran anuncios inmobiliarios. El incremento medio de las ofertas disponibles en las manzanas inmediatamente anejas a las paradas ronda el 15% en relación con el precio medio del metro cuadrado en la zona general, según un análisis que realizó IDEAL a lo largo de esta semana. De hecho, en algunos de estos sitios de internet ya se pueden leer anuncios en los que destaca el atractivo de poder vivir al lado de una estación de metro.

La subida media del 15% en el precio del metro cuadrado de vivienda es, sin embargo, muy desigual dependiendo de la zona donde se encuentre situada la estación. En términos generales, la subida se ha notado de manera mucho más significativa en las parcelas más alejadas del centro de la ciudad. Mientras que en los alrededores de la estación de ferrocarril o todo el eje del Camino de Ronda, donde están las paradas de Méndez Núñez, Recogidas y Alcázar Genil, el incremento no es apenas significativo, en los aledaños de la estación de autobuses, el Palacio de Deportes o la zona sur del Zaidín los incrementos superan el 30%.

Hay diversas razones que explican esta disparidad en la revalorización del metro cuadrado de vivienda. La primera de ellas tiene que ver con que hay zonas céntricas de la capital donde es muy complicado que el precio suba mucho más, ya que son sitios de alto valor por su propia localización, por los servicios públicos que tiene anejos, etcétera.

Además, también hay que tener en cuenta que en muchos de estos lugares la oferta tiende a ser muy limitada, al tener además que convivir con zonas comerciales.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que buena parte de estas zonas céntricas ya contaban con buenas conexiones con el sistema de transporte público antes de que entrara en funcionamiento en el metro de Granada, con un importante número de líneas de autobús cruzándolas y con altas frecuencias de paso, especialmente en las que entran en el radio de acción de la LAC. Sin embargo, en especial en lo que concierne a lugares como el entorno de la parada de Dílar, por ejemplo, el número de conexiones es menor. A menor oferta de transporte público en la zona, más valioso resulta vivir cerca de una estación del metro.

Lo que todavía queda por saber con certeza, algo más de seis meses después del metro, es si este proceso se repetirá también con los alquileres. Ahora mismo la oferta es limitada, como pudo comprobar este periódico. Será a partir de junio, cuando haya recambio y llegue una nueva hornada de estudiantes, cuando los caseros de la capital tendrán que decidir si suben el precio del alquiler en los pisos cerca de las estaciones, y qué efecto tiene eso sobre el mercado.

Fotos

Vídeos