Le piden casi tres años de cárcel por espiar el móvil de su exmujer

Una persona lee un mensaje en su móvil. /Ramón L. Pérez
Una persona lee un mensaje en su móvil. / Ramón L. Pérez

El fiscal, que dice que el acusado se aprovechó de que la pareja tuvo que convivir pese al divorcio, solicita dos años y nueve meses de prisión

Carlos Morán
CARLOS MORÁNGRANADA

Aunque el acusado y su pareja se habían divorciado, tuvieron que seguir compartiendo la misma casa por necesidad. Presuntamente, el procesado se aprovechó de «esa convivencia forzosa» para entrar en el teléfono móvil de su exmujer y espiar sus conversaciones.

Pues bien, para la Fiscalía Provincial de Granada, el encausado cometió, supuestamente, un delito de descubrimiento y revelación de secretos «con la agravante de parentesco».

En este sentido, el ministerio público solicita para el hombre un pena de dos años y nueve meses de prisión, veinte meses de multa a razón de nueve euros diarios y tres años de «prohibición de comunicación por cualquier medio» con su exesposa.

Los hechos que ahora deberá juzgar un tribunal de la Audiencia ocurrieron en enero de 2015. Por aquel entonces, el acusado y la víctima ya estaban divorciados, pero residían en el mismo domicilio «por necesidades de convivencia», según detalla el fiscal en su escrito de conclusiones provisionales.

Valiéndose de esa situación y de que ambos habían creado juntos sus cuentas de correo electrónico, el hombre envío a su 'mail' «84 capturas de pantalla correspondientes a una conversación mantenida entre» su exmujer y la hermana de esta, detalla el ministerio público los pormenores del caso.

Posteriormente, y siempre supuestamente, volvió a repetirse la intromisión en términos muy parecidos.

El fiscal cree que el encausado aprovechó «un uso previo» del teléfono que desbloqueó el «patrón gestual empleado como medida de seguridad» por su expareja.

La vista oral del juicio tendrá lugar el próximo 7 de marzo en la Audiencia Provincial de Granada.

Fotos

Vídeos