Le piden 19 años de cárcel por retener y robar a una pareja octogenaria y a su hija

El acusado conocía a la familia porque había estado en la casa de manera previa realizando trabajos de fontanería

EFEGRANADA

La Fiscalía de Granada ha solicitado 19 años y ocho meses de prisión para un hombre acusado de entrar por la fuerza a la casa de una pareja octogenaria, encerrar y retener a la mujer y su hija con un transtorno mental en un cuarto y usar un arma de fuego para obligar al anciano a sacar su dinero del banco.

Según el escrito provisional de acusación del Ministerio Público el acusado Enrique Z.S. conocía a la familia víctima de sus delitos y sus hábitos porque había estado en la casa de manera previa realizando trabajos de fontanería.

Con esa información, se personó el 26 de julio de 2016 en la vivienda de esta pareja de octogenarios y su hija, con un transtorno bipolar que la hacía más vulnerable, una casa ubicada en la calle Emilia Pardo Bazán de Granada.

La hija del matrimonio estaba sola y el acusado logró convencerla para que le abriera la puerta, tras lo que registró todas las estancias y se marchó de la casa con los 120 euros que encontró.

Sobre las 8.45 horas del día siguiente, volvió a la misma calle y esperó la salida del padre de familia, un hombre con más de 80 años y movilidad limitada.

El acusado le propinó un empujón y le obligó a regresar al domicilio, donde mostró un arma que parecía una pistola y que disparó en dos ocasiones para amedrentar a la pareja de ancianos y a su hija.

Encerró entonces a las dos mujeres en un cuarto, las maniató, rompió la persiana y les exigió que ni se movieran ni avisaran a nadie de los hechos porque tenía a un primo vigilando, tras lo que se marchó con el padre de familia, al que quitó las llaves de la casa y ordenó coger la cartilla de ahorros y su documentación.

Se fueron juntos a una sucursal bancaria en la que el acusado se presentó ante el trabajador como un asesor del anciano, que quería sacar de la cartilla todos sus ahorros, y realizó las gestiones para materializar el proceso.

El octogenario se acercó entonces y asintió "presa del miedo", según la Fiscalía, a que el acusado hiciera daño a su mujer y su hija, por lo que el empleado de la entidad entregó 7.850 euros al procesado, todo el dinero de la familia.

El acusado cogió el dinero y le devolvió las llaves de la vivienda al octogenario, que liberó a su familia.

Los tres sufrieron por estos hechos ansiedad y trastornos psíquicos por los que la madre tuvo que recibir tratamiento farmacológico y psicológico especializado.

La Fiscalía ha calificado los hechos como un delito de hurto, por el que ha pedido dos años de cárcel, y otro de robo con violencia e intimidación con uso de instrumentos peligrosos en casa habitada, por el que ha interesado otros cinco años de prisión.

Ha sumado dos delitos de detención ilegal, por los que pide doce años más de condena, y otro de lesiones psíquicas penado con ocho meses de prisión para el acusado, que será juzgado por estos hechos el 25 de enero en la Sección Primera de la Audiencia de Granada.

Fotos

Vídeos