La Policía Local estrena hoy las patrullas para evitar las 'quedadas' para pelearse en Granada

El Paseo de los Basilios es uno de los puntos que serán vigilados.
El Paseo de los Basilios es uno de los puntos que serán vigilados. / FERMÍN RODRÍGUEZ

Los agentes vigilarán las zonas donde suelen citarse estos adolescentes por el Centro para frenar cualquier tipo de pelea

JOSÉ R. VILLALBAGRANADA

La Policía Local de Granada controlará los puntos críticos de la ciudad donde adolescentes suelen efectuar quedadas masivas similares a las de la pasada semana que originó un enfrentamiento multitudinario entre un centenar de menores.

«Vamos a tener patrullas pendientes por la zona Centro para disolver este tipo de quedadas. No queremos espectáculos como el de la pasada semana», señaló ayer el portavoz de la Policía Local de Granada, Jacinto Sánchez.

La plaza del Campillo, Paseo de los Basilios, Burger King de Puerta Real, así como otras zonas estarán especialmente vigiladas desde mañana viernes a las siete de la tarde. Son las zonas y el habitual horario utilizado por estos menores de edad para encontrarse en esa multitudinarias quedadas.

«Vamos a estar pendientes los viernes y fines de semana para evitar estos espectáculos no deseados» Jacinto Sánchez | Portavoz de la Policía Local

Estas reuniones públicas y multitudinarias suelen efectuarse a través de las redes sociales entre grupos de adolescentes y su objetivo, además de solventar cuentas pendientes a puñetazo limpio, es grabar las imágenes de las peleas para difundirlas posteriormente por Facebook, Twitter o Tuenti, entre otras redes sociales.

Policía Local y Policía Nacional de Granada acudieron a la zona Centro de la ciudad la pasada semana alertados por el servicio de emergencia del 112 porque había un enfrentamiento entre numerosos adolescentes que se disolvieron en cuestión de minutos en cuanto advirtieron la presencia de los cuerpos de seguridad.

Finalmente, no se pudo detener a nadie por la huida, pero la Policía Local sí pudo recabar información sobre lo sucedido. Se trataba de una quedada de un centenar de adolescentes que se habían citado para pelearse: un grupo procedía de distintas localidades del cinturón metropolitano de Granada y el otro estaba formado por adolescentes de entre 14 y 17 años del distrito norte de la capital y otros de origen magrebí, que presumiblemente, según fuentes consultadas por este periódico, podrían estar ingresados en algún centro de protección de Menores de la capital granadina o de otros municipios de la provincia de Granada.

Estos menores de edad se fueron moviendo por la Acera del Darro, Humilladero y entorno del colegio Escolapios, junto al río Genil. Una testigo de los hechos señaló al periódico que uno de los menores agarró por el cuello a otro y en el muro del río Genil, zona de Escolapios, intentó arrojarlo al río. Otros han asegurado que muchos de los menores allí congregados tenían el móvil en la mano para grabar la escenas de la gresca y seguramente después difundirlas por las redes sociales.

Encuentros «swag»

Este tipo de encuentros «swag» -denominados así porque sus protagonistas suelen llevar una indumentaria identificada con el movimiento «swag», con gorras deportivas de visera, piercings, pantalones estrechos y camisetas ajustadas al cuerpo- no son nuevos. Fuentes consultadas por este periódico han apuntado que durante este y el pasado año se han visto quedadas similares en la plaza del Campillo o en el Burguer King de Puerta Real o en Neptuno, zonas frecuentadas por adolescentes. También es común el uso de las redes sociales, de ahí el nombre de quedadas 2.0, para citar a todos estos adolescentes. Los jóvenes buscan protagonismo en las redes sociales y por ello graban los enfrentamientos.

«La Policía Local actuó la pasada semana para disolver esta quedada aunque no se pudo detener a nadie. Vamos a estar muy pendientes todos los viernes y fines de semana para evitar este tipo de espectáculos que nadie desea», advierte el portavoz de la Policía Local.

Los comercios y bares de las zonas donde se producen estas quedadas también han manifestado su preocupación por este tipo de encuentros. En otras ciudades como Barcelona o la Coruña este tipo de hechos han generado serios problemas entre los comerciantes y restaurantes de la zona donde se registraban estas peleas en pleno centro de esas ciudades.

Fotos

Vídeos