Palabras llenas de esperanza

Palabras llenas de esperanza
RAMÓN L. PÉREZ

Proyecto Hombre celebra su comida solidaria ofreciendo testimonio de que es posible salir de las adicciones

No fue un día fácil. Ser once de marzo ya nos llevaba a recordar el atentado que tantas vidas costó. Y, poco antes de comenzar, llegó el mazazo de la muerte de Gabriel. Por ello, se guardó un minuto de silencio con el corazón sobrecogido.

Entre tanta pena, la esperanza se hizo paso al escuchar el testimonio de personas que, gracias a Proyecto Hombre han conseguido salir de las adicciones que, en muchos casos, a punto estuvieron de destrozar sus vidas.

Personas de distintos sexo y de distintas edades; personas cuyo mérito –y el de sus familias– es resaltable. Es el caso de Ruth o de Luis Francisco, la primera en fase de reinserción y el segundo, en el programa nocturno de apoyo. O es el caso de Harold que, afortunadamente, ya ha recibido el alta.

Contaron detalles que emocionaban: «No nos damos cuenta» «el corazón se recubre de un iceberg» o «me he perdido los primeros años de mi hijo», testimonios de quienes, no sin esfuerzo, han superado ese mal sueño al que, un día, supieron enfrentarse.

Y de esas realidades surgieron los mensajes positivos; los que los propios protagonistas resaltaban «no voy a defraudaros», y los que dejaba el director-presidente de Proyecto Hombre, Manuel Mingorance, que recordó que «siempre hay oportunidades».

De eso, y de la importancia de las comunidades terapéuticas hablarán hoy en Viena, en la 61 Comisión de Estupefacientes de la ONU, de la que Proyecto Hombre es órgano consultivo. Me lo contaba el propio Manuel después del almuerzo, celebrado en el hotel Abades, y al que no faltaron las instituciones, imprescindibles en el trabajo diario, apoyado por la plantilla profesional y por el voluntariado. Y donde toda la sociedad puede siempre echar una mano.

Acudió el alcalde, Francisco Cuenca; el subdelegado del Gobierno de España, Francisco Fuentes; el delegado de Igualdad de la Junta de Andalucía, Higinio Almagro, o la diputada de Bienestar Social de la Diputación, Olvido de la Rosa, que hicieron uso de la palabra para felicitar a la organización por su trabajo.

Presidió el acto el nuevo presidente del Patronato de Proyecto Hombre, José Francisco Serrano, administrador diocesano de la diócesis de Guadix, cuya titularidad está vacante, tras la marcha de su anterior responsable, Ginés García. Mientras se cubre la vacante, José Francisco ha asumido la responsabilidad de un colectivo al que se dirigió afirmando que «sois evangelio vivo» y feliz de «las buenas noticias que podemos escuchar».

Entre las casi setecientas personas, concejales del ayuntamiento de la capital como Jemima Sánchez, Antonio Granados, Juan Antonio Fuentes, María del Mar Sánchez o Lorena Rodríguez.

También acudieron los diputados nacionales Elvira Ramón y Luis Salvador; la diputada provincial Rosa María Fuentes y representantes de otros municipios: la alcaldesa de Valderrubio, Francisca Blanco, junto a Manuel Romero; el alcalde de Nívar, Rafael Leyva; la teniente de alcalde de Motril –Proyecto Hombre celebra este próximo domingo su comida en esta localidad–, Alicia Crespo, o Manuel Garrido, teniente de alcalde del ayuntamiento de Huétor Santillán, además de otros comensales que llegaron de Atarfe, Laroles, Ferreira o Jerez del Marquesado, con José María Tortosa, entre ellos.

No faltan tampoco a esta cita los representantes del Madoc, el general Amador Enseñat; de la Guardia Civil, Francisco García; de la Base Aérea, Luis García-Almenta; de la Policía Autonómica, Francisco Barrios; de los Bomberos, Manuel Salas; o de la Policía Local de Granada, José Manuel Avilés.

Esto da idea de la implicación de las instituciones en una labor que pretende siempre que el mayor número de personas puedan utilizar los servicios de Proyecto Hombre para salir adelante.

Nombres como la directora del Distrito Sanitario Metropolitano, María Aguilera; María del Mar Porcel y Juan Dionisio González, de Caixabank; el director del Centro Penitenciario, Jaime Hernández, junto a Pedro Martínez y José María Roldán; el presidente de Honor de Covirán, Antonio Robles, o el director de Hispacolex, Javier López, cuya hija, Mada López, interpretó unos temas junto a la pianista japonesa Azumi Nishizawa. Fue una jornada muy emotiva y dura, donde la luz se hacía visible gracias al trabajo del equipo de Proyecto Hombre. Que siga brillando.

Fotos

Vídeos