Pacientes con cáncer se quedan sin radioterapia varias semanas por la avería de una máquina en Granada

Un paciente, en un acelerador lineal de electrones, la máquina que se ha roto en Granada. /IDEAL
Un paciente, en un acelerador lineal de electrones, la máquina que se ha roto en Granada. / IDEAL

«Acudo al Virgen de las Nieves desde Alcalá la Real y me han suspendido la cita cinco veces cuando ya estaba en la sala de espera»

Ángeles Peñalver
ÁNGELES PEÑALVERGRANADA

María del Mar Pulido -de 56 años y con dos hijos- vive en Alcalá la Real, a 60 kilómetros del hospital Virgen de las Nieves, donde se debería hacer dado 16 sesiones de radioterapia en las últimas semanas, después de haber sido operada de un tumor de mama. Sin embargo, como otros cientos de pacientes, ha sufrido las averías constantes del único acelerador lineal de electrones para tratamientos de radioterapia de ese centro y hasta el momento sólo ha podido recibir tres sesiones. «Me desplazo en autobús a Granada y me han suspendido la cita cinco veces cuando ya estaba en la sala de espera o haciendo el trayecto de ida. Es un despropósito. Todo esto retrasa el momento de recibir el alta y yo quiero volver a trabajar lo antes posible», explica la jiennense, enfermera del SAS para más inri.

Tanto María del Mar como a Lourdes Álvarez, otra paciente oncológica, fueron informadas el pasado lunes de que sus sesiones de radioterapia se suspendían 'sine die'. «Yo soy de Píñar y me hago 100 kilómetros para cada sesión de radioterapia. Empecé el 15 de enero con las sesiones y hasta el momento sólo me he podido dar 13 de las 16 previstas. La semana pasado fue caótica, acudí todos los días y la máquina estaba rota y no nos habían avisado. Finalmente, me pude dar algunas sesiones esperando más de dos horas a que se arreglara el aparato», apostilla Lourdes, a quien le detectaron un tumor de mama a los 46 años.

Según trabajadores de ese área, que prefieren preservar su identidad, en esa máquina se tratan 65 pacientes al día. «Es un número elevado para ser una máquina bastante gastada, que deja poco margen para la resolución de averías. En las dos últimas semanas tan sólo se han podido administrar alrededor del 50% de tratamientos y muchos pacientes se han visto afectados».

El mismo personal sanitario añadió que el acelerador lineal de electrones del Virgen de las Nieves trabaja sin descanso administrando tratamientos de nueve de la mañana a diez de la noche, de lunes a viernes, y los sábados se utiliza para tratamientos especiales de radiocirugía craneal. «En eso último el Hospital Virgen de las Nieves es centro de referencia a nivel de Andalucía», matizaron.

El pasado sábado 27 de enero -según el personal sanitario- los pacientes de radiocirugía se vieron también afectados. «Estos pacientes llevan una preparación especial en la que se les coloca un casco invasivo en la cabeza fijado mediante tornillos para favorecer el control en el posicionamiento de los pacientes durante el tratamiento. Trasponerles el casco a tres pacientes, se suspendieron los tratamientos», denuncian los empleados.

Según Lourdes y María del Mar, dos de las afectadas, el pasado viernes un grupo de sanitarios acudió a informarles sobre los problemas y pudieron resolver algunas dudas que les dejaron preocupadas ya que se produjo otra avería que impidió la recepción de la sesión de radioterapia. «Nos reconocieron que tendrían que estudiar cada caso para analizar si las interrupciones del tratamiento merman su efectividad así como contemplar la posibilidad de aumentar las sesiones. Eso es un contratiempo muy importante», se quejó Lourdes Álvarez, de Píñar.

Funcionará hoy, según el SAS

Por su parte, desde el Hospital Virgen de las Nieves se respondió ayer mediante un comunicado oficial donde se aclaraba que el acelerador lineal que está dando fallos es uno de los equipos que será renovado gracias al convenio firmado con la Fundación Amancio Ortega. «A partir del miércoles 14 de febrero (hoy), el servicio técnico garantiza que estará funcionando con normalidad(...). Desde el hospital pedimos disculpas a los usuarios afectados. Para seguir garantizando los tratamientos a los pacientes y que estas interrupciones tengan la mínima incidencia, se han puesto en marcha actuaciones complementarias, atendiendo en turno de tarde a pacientes en el acelerador de San Cecilio y derivando en otras ocasiones a otros centros hospitalarios, siempre de acuerdo a su situación clínica», abunda el escrito.

Según el mismo comunicado, la previsión es que entre abril y mayo, una vez recibida la acreditación por parte del Consejo de Seguridad Nuclear, pueda entrar en funcionamiento el acelerador lineal adquirido gracias a Amancio Ortega, «alcanzando el máximo nivel de actividad y rendimiento con las mejores prestaciones en radioterapia».

Fotos

Vídeos