Las obras en el histórico cámping Sierra Nevada de Granada reducen los carriles de cuatro a dos en la carretera de Jaén

La estructura del supermercado Mercadona ya es visible desde la carretera de Jaén. / RAMÓN L. PÉREZ

El establecimiento hotelero abrirá en Semana Santa y el Mercadona que se levanta en la parcela contigua ya deja ver su estructura

Javier F. Barrera
JAVIER F. BARRERAGranada

Las obras en el histórico cámping motel Sierra Nevada, en la carretera de Jaén, van a buen ritmo después de que empezaran a finales del pasado verano. En estos momentos, la intervención en canalizaciones y sumideros obliga a renovar tuberías y mantiene abiertas sendas zanjas en ambos sentidos de la avenida de Juan Pablo II, denominación oficial de la carretera de Jaén en su tramo urbano.

Esta intervención ha reducido entonces los cuatro carriles a solamente dos, uno en cada sentido que, pese a estar bien señalizados y atendidos por los correspondientes operarios, ralentizan lógicamente la circulación en este tramo.

La proximidad de la estación de autobuses que multiplica la intensidad del tráfico, a la que hay que añadir uno de los grandes cruces que el metro tiene sobre las más importantes avenidas granadinas, así como el hecho de que esta vía es una de las principales bien para entrar bien para salir de Granada, terminan de convertir este embudo en un pequeño atasco diario que se resuelve una vez alcanzadas alguna de las rotondas que lo flanquean.

Los desvíos están perfectamente señalizados.

Atrás quedan los tiempos en que el cámping motel Sierra Nevada estaba a un kilómetro de la ciudad, aislado en medio de la carretera de Jaén y Madrid, y donde los granadinos acudían al servicio proporcionado por el establecimiento para bañarse en verano en su atractiva piscina, que ahora desaparece, aunque la reforma del nuevo cámping contempla construir una nueva.

La parcela sobre la que se asienta el cámping motel Sierra Nevada ha sido dividida en dos, de forma que la más cercana a Granada seguirá siendo establecimiento hotelero –y además ha emprendido una intensa reforma para poder ofrecer calidad, competir turísticamente y lograr una estrella–, mientras que la otra mitad de la parcela ve levantarse día a día un supermercado de la conocida cadena Mercadona.

A simple vista, la parcela del cámping que era y que seguirá siendo deja ver como era desde hace seis décadas el edificio principal, con una larga pancarta de lado a lado que explica en varios idiomas que este establecimiento reabrirá sus puertas de cara a Semana Santa.

En la otra mitad de la parcela se aprecia perfectamente la estructura de lo que pronto será el supermercado Mercadona, que una vez levantada confirma que también abrirá sus puertas al público en apenas unos meses.

Fotos

Vídeos