Nuevos indicios apuntan a que el incendio de San Juan de Letrán pudo ser provocado

Los bomberos, equipados con mascarillas y cascos, recogen tablones en el exterior del edificio. / JAVIER MORALES

Los bomberos apuntalan desde este jueves el edificio, custodiado por la Policía Local y al que los propietarios aún no han podido acceder

JOSÉ R. VILLALBA Y J. MORALESGranada

La investigación que trata de determinar el origen del incendio del pasado sábado en San Juan de Letrán 3 sigue su curso con novedades. Tras analizar las muestras recogidas el lunes, hay sospechas de que el incendio pudo ser intencionado. Así lo han confirmado fuentes cercanas al caso.

Entretanto, siguen las tareas en el interior. Este jueves, los bomberos trabajan para apuntalar las viviendas con el objetivo de garantizar la integridad del edificio y quienes trabajan allí. Equipados con cascos y mascarillas, no ha cesado el trasiego de efectivos que metían al edificio listones metálicos y de madera, ante la vigilancia de la Policía Local, que custodia el inmueble e impide el paso a la zona acordonada. Sí han podido entrar al mismo los arquitectos del Área de Urbanismo que certificarán el estado del edificio.

Los vecinos podrán acceder a sus viviendas para recoger objetos personales este sábado. Entrará una persona por vivienda acompañada por un bombero y un agente de Policía Local, en virtud de una providencia que ha emitido el Juzgado de Instrucción 4 de Granada, una vez han finalizado las tareas de desescombro y apuntalamiento desarrolladas por Bomberos con técnicos de Urbanismo del Ayuntamiento.

Junto al bufete

Los nuevos indicios apuntan a que el fuego se inició justo en la primera planta, pero no en la cabina del ascensor ni en el cuadro eléctrico, sino junto a la puerta del piso donde hay un bufete de abogados, se han recogido muestras físicas de sustancias que hacen sospechar que el fuego no fuera casual como se barajó en un principio, sino intencionado, tal y como han confirmado las fuentes próximas a la investigación consultadas ayer por IDEAL.

Tras un análisis del comportamiento del fuego se aprecia que el origen, situado en la primera planta, empezó frente a la puerta del despacho de abogados y en ese mismo punto, según los restos encontrados, las llamas tuvieron un comportamiento más virulento, quizá propiciado por algún acelerante. Las pruebas, enviadas a un laboratorio, determinarán en breve si realmente había un elemento de este tipo –líquido o sustancia que ayuda a propagar el fuego– y si este es distinto a los otros acelerantes ya existentes en la zona, como por ejemplo los restos de barniz de las maderas que forraban las paredes de las áreas comunes de este edificio o el plástico envolvente de los cables de la red eléctrica. De momento, siguen abiertas otras hipótesis, como la de un sobrecalentamiento de la red suministradora de electricidad o un cortocircuito, pero la que más fuerza cobra actualmente es la existencia de una posible intencionalidad donde la mano del hombre estuviera detrás.

La propia Policía Nacional, según han apuntado inquilinos del edificio, estuvo el pasado martes pidiendo los discos duros de las cámaras de seguridad ubicadas en el garaje de esta finca, así como los de la entrada del portal, para tratar de arrojar algo de luz a este incendio que cada vez tiene más aristas para investigar.

El bufete de abogados, en cuya puerta de la primera planta presuntamente empezó el fuego, se dedica a asuntos legales relacionados con divorcios, separaciones, alguna violencia de género que les toca por turno de oficio y temas vinculados con permisos de residencia e inmigrantes, entre otros. «Somos un despacho muy normal que lleva asuntos muy normales y de los más comunes. Hasta donde yo sé no tenemos enemigos declarados y tampoco tratamos asuntos en estos momentos demasiado delicados», apuntó ayer a IDEAL uno de los abogados de este bufete. No debe perderse la perspectiva de que las conjeturas existentes sobre el inicio del incendio, de momento, se mueven en el terreno de las hipótesis en espera de que las pruebas enviadas a laboratorio confirmen las sospechas policiales.

Los sucesos a este edificio le persiguen. En este mismo portal, en mayo de 2013 una mujer fue apuñalada por su marido de quien estaba en trámites de separación tras salir de este despacho de abogados donde acudieron para formalizar los flecos de su divorcio. Este individuo fue condenado en su día a una pena de más de 18 años de cárcel, que en estos momentos cumple en la prisión de Albolote.

Además de los 32 vecinos atendidos en dos hospitales de la ciudad, hubo una mujer fallecida. Y de momento, el edificio sigue cerrado a cal y canto en espera de que el juez autorice a los vecinos entrar a por sus enseres. Mientras tanto, los investigadores policiales trabajan duro para aclarar qué originó el incendio y, si fue intencionado, dar con el paradero del autor.

Fotos

Vídeos