El nuevo 'piloto' del aeropuerto de Granada

Julián Torres, en su anterior destino como director del helipuerto de Ceuta./R. I.
Julián Torres, en su anterior destino como director del helipuerto de Ceuta. / R. I.

Perfil de Julián Torres, director del Aeropuerto Federico García Lorca Granada-Jaén | Torres toma las riendas de un aeródromo en crecimiento y que espera superar el millón de pasajeros este año

Jorge Pastor
JORGE PASTORGranada

El aeropuerto de Granada tiene nuevo piloto. Aterrizó el 6 de mayo. Desde ese día Julián Torres Santos-Olmo sustituye a Marta Torres Puyales en la dirección de uno de los aeródromos que más está creciendo en toda España y que este 2018 prevé superar la barrera del millón de viajeros, una cifra impensable hace un par de años. Julián Torres, manchego del corazón de la Mancha, San Carlos del Valle -cerca de la Solana-, asume el 'mando' en una plaza, el Federico García Lorca, que no es extraña para él. Ya fue jefe de operaciones entre 2011 y 2012.

Julián nació en 1979. Empezó su trayectoria profesional en Madrid, donde estuvo un corto periodo de tiempo. En 2006 comienza su verdadero 'despegue' profesional en Málaga. Concretamente en la empresa Cemosa, que se dedica a la elaboración de proyectos y asistencia técnica para obras aeroportuarias. Dos años después, en junio de 2008, entró en Aena y ocupó su primer destino en Melilla, donde desempeñó la jefatura de la Sección de Operaciones y Servicios desde 2009. En 2011 lo trasladaron a Granada y en 2012 asumió ya la dirección del helipuerto de Ceuta. Hasta ahora. Hasta que ha vuelto a Granada, como la canción de Miguel Ríos.

En Granada le espera mucha faena. Existe una gran apuesta de las administraciones por el Federico García Lorca, que está registrando unas tasas de crecimiento realmente notables y que, en ausencia del tren de alta velocidad, se ha convertido en una de las principales puerta de entrada de turistas atraídos por la Alhambra y por lo mucho y bueno que, más allá de la montaña roja, ofrece Granada. Las estadísticas están ahí. Las publica Aena todos los meses. El Federico García Lorca computó en marzo un movimiento de 92.700 usuarios, lo que significa un incremento del treinta por ciento respecto al mismo periodo del curso anterior. Ese mismo mes se contabilizaron 776 operaciones comerciales en pista, lo que supone una subida del dieciocho por ciento respecto a hace un año. Suma y sigue. En septiembre habrá nuevas conexiones.

«Muy cercano y amable»

En estos diez años de acá para allá, de Melilla a Ceuta pasando por Granada, Julián ha hecho buenas amistades. Como Marta Kozlowski, hoy jefa de Servicios Aeroportuarios del Federico García Lorca, aunque coincidió con Julián en la etapa de Melilla. «Es muy cercano y amable», asegura Marta, quien también destaca la cercanía de Julián con todo el mundo. «Desde el primero al último trabajador». «Julián es persistente y obstinado, en el buen sentido de la palabra, no deja un asunto hasta que no lo resuelve», comenta Marta. También es exigente «consigo mismo y con quien sabe que puede serlo, en función de sus capacidades». Marta asegura que dirigir el Federico García Lorca es un reto para Julián por el salto cuantitativo que supone pasar de Ceuta a Granada. Pero también augura que Julián desarrollará con éxito estas nuevas responsabilidades y resolverá todos los problemas, que no son pocos, que se le plantearán en el día a día.

Otra persona que lo conoce bien es Marino López, del Área de Operaciones del helipuerto de Ceuta. Con él ha compartido malos y buenos momentos. «Él vino aquí en 2012, en plena crisis, con muchos recortes», recuerda Marino. «Fue una época muy mala, sin tráfico durante casi dos años porque la marcha de la compañía Inaer y porque hubo conflictos laborales». Y Julián era en ese momento la cara visible de Aena en Ceuta. «Le costó superar esos momentos difíciles, pero lo consiguió a base de mucha mano izquierda, dar la cara y empezar a trabajar a las ocho de la mañana y no salir hasta las once de la noche», manifiesta Marino, quien también destaca la capacidad de Julián de «saber escuchar». «Todo lo que esté en su mano, lo tramitará ante los superiores». «Estoy completamente seguro que su destino en Granada será muy positivo para él y para el aeropuerto», dice Marino.

Tras pasar por Melilla y Ceuta, su gran reto ahora es la dirección del García Lorca

Julián es un amante de la música. Le encanta Dire Straits y Mark Knopfler. De ahí viene su pasión por la guitarra, que ha aprendido a tocarla de forma autodidacta. Una pasión que ha pasado a un segundo plano desde que nació el pequeño Julián (catorce meses), fruto del amor con su esposa Eva. A él le dedica ahora todo su tiempo libre. Julián nunca ha perdido su apego con la Mancha. Vuelve a su pueblo cada vez que sus obligaciones se lo permiten.

Fotos

Vídeos