Un nuevo hogar para los testigos de Jehová de Granada

Entrada del salón de los testigos de Jehová en Almanjáyar.
Entrada del salón de los testigos de Jehová en Almanjáyar. / A. S.

El salón, recientemente construido, se ubica en la avenida Juan Pablo II y dará servicio religioso a la población de la zona Norte y Maracena

A. S.GRANADA

Los testigos de Jehová de Granada tienen desde hace unas semanas un nuevo hogar en la capital. El nuevo salón de esta organización religiosa, recientemente construido, se ubica en la avenida de Juan Pablo II y dará servicio religioso a la población de la zona Norte y Maracena. La edificación de esta nueva instalación se ha producido en unos terrenos próximos al parque de Bomberos que este grupo cristiano adquirió después de sondear distintos espacios con el Ayuntamiento de Granada, según explica Rafael Baena, encargado de la obra.

La construcción se ha llevado a cabo gracias a las donaciones de los fieles y provocará el cierre de dos salones más pequeños ubicados en Maracena y en la zona Norte de la capital, que serán reubicados en la nueva instalación. La parcela en la que se ubica esta edificación ha sido adquirida en propiedad por parte de los testigos de Jehová de Granada al Consistorio municipal.

Estudio

«Antes de ejecutar una construcción de esta envergadura se hace un estudio para no malgastar las donaciones de nuestros compañeros. Estuvimos analizando la zona para saber que podría ser útil, se hizo un sondeo detallado, del transporte público, del privado y luego se decidió llevar a cabo la construcción», expone Baena. Entre los integrantes de esta organización religiosa existe satisfacción por cómo ha quedado la edificación y el emplazamiento en el que se encuentra, con un continuo trasiego de vehículos y una parada del metro a escasos metros de la puerta de entrada.

El interior del nuevo salón de la avenida Juan Pablo II se divide en una zona amplia y grande, en la que se realizarán la mayor parte de las reuniones de esta organización religiosa. «Allí haremos las reuniones públicas de libre acceso a las que puede acudir cualquier ciudadano y en las que se expondrá cómo para aplicar los buenos consejos que hay en la Biblia para ser mejores personas», detalla Rafael Baena, que añade que el resto de salones con los que cuenta este edificio se utilizarán para encuentros más reducidos, que serán los menos habituales.

La construcción ha sido completada por testigos de Jehová con conocimientos en este campo. «Somos autoconstructores, pero sólo hacemos edificios para nuestro propio uso», recuerda Baena quien detalla que el trabajo se reparte entre «compañeros de la zona o de otros puntos de España o del mundo, que como miembros de nuestra religión ofrecen voluntariamente sus conocimientos. Nadie cobra por esta tarea».

Fotos

Vídeos