«La Navidad es el punto cero desde el que se reinicia el futuro»

Popi González muestra el belén de la Asociación de Vecinos del Centro./J. E. GÓMEZ
Popi González muestra el belén de la Asociación de Vecinos del Centro. / J. E. GÓMEZ
Recuerdos de Navidad

Popi González, músico | Es uno de los grandes músicos de Granada, participa en diversos grupos y ocupa el lugar de su padre en los míticos Los Ángeles

Juan Enrique Gómez
JUAN ENRIQUE GÓMEZGranada

Muy pronto dará a conocer un primer disco de canciones propias, temas en los que trabaja desde hace años y en los que reúne la sabiduría del mejor pop con Granada como denominación de origen. Popi González es uno de los grandes músicos de la ciudad, batería en la banda habitual de Lapido, grupos como Manía Estéreo, músico de estudio y gira de otros artistas, trabajador de la música y creador impenitente y sobre todo quien recogió la enseña de su padre, Poncho, batería de Los Ángeles fallecido en 1976, cuando Popi solo tenía seis años. Decidió retomar las baquetas y hacer sonar la batería y las canciones de aquel mítico grupo del pop español de los sesenta. Popi González ha logrado vivir de la música a base de esfuerzo y trabajo día a día. Ve la Navidad como un tiempo para caminar hacia delante, reiniciar ilusiones y proyectos.

-¿Qué sensaciones le aporta la Navidad?

-Sobre todo recuerdos de la infancia. Vivíamos en un bloque de Gran Capitán, y allí había mucha vida vecinal, por lo que pasábamos las vacaciones de casa en casa. Era normal cenar la Nochebuena y, después, íbamos a recorrer las casas del bloque todos los niños juntos.

«Le ponía trapos y toallas a la batería de mi padre para que no hiciese mucho ruido»

-Supongo que la muerte de su padre cambiaría el concepto de fiesta de la Navidad.

-En cierto modo sí, pero mi madre siempre se empeñó en que nuestra vida fuese lo más normal posible, que no sintiésemos que éramos huérfanos, por lo que se esforzaba en que los niños tuviésemos nuestra Navidad. Recuerdo estas fechas con mucho cariño. Había menos regalos que ahora, pero recuerdo aquella bicicleta tan esperada.

-¿Al tener hijos todo cambia?

-Claro. Tuve una época en la que no hacía mucho caso a estas fiestas, pero desde que nació mi hija, la propia obligación de tirar adelante hace que la vuelvas a apreciar. He vuelto a ir a ver los belenes, a Bibrambla para que patine. La Navidad es el punto cero. Siempre me planteo que es el lugar de salida de una nueva carrera. Un antes y un después. Es el momento en que reinicias lo que será el futuro.

-¿Qué sentimiento aporta el retomar el legado de su padre y ocupar su lugar en Los Ángeles?

-Al principio fue un poco difícil, porque la comparación siempre la tienes, pero me salvé un poco porque mi tono de voz se parece, y pensaba que no quería que aquello fuese una imitación y yo no aportaría nada nuevo, pero no ha sido así. Me siento muy a gusto con las canciones, y con la acogida que ha tenido esa vuelta de Los Ángeles.

-La música ha sido siempre una constante en su casa.

-Vivíamos la música de una forma especial, siempre estaba presente. Mi hermano, Pablo, conocido como Pablo G, también ha hecho muchas cosas en el mundo de la música. Recuerdo que la música nos aportaba siempre un halo de positivismo.

-¿Recuerda algún regalo especial?

-Los Reyes del 74. Yo descubrí que los Reyes eran los padres cuando tenía cuatro años. No me lo dijo nadie, sino que la noche de Reyes de ese año, yo abrí los ojos y vi la silueta de mi padre dejándome un regalo en la habitación. Era una caja de 'Monsters', con caretas de Drácula y dientes postizos.

-¿Cuándo llega la primera batería?

-No hubo un regalo, sino que utilicé la de mi padre. La rellenaba de trapos y toallas para que no sonase tanto, y a pesar de ello subía el presidente de la comunidad a pedirnos que el niño no tocase muy fuerte. Y así, con el tocadiscos ponía un trozo de canción y corriendo a sentarse ante las cajas para intentar reproducir el mismo sonido y, poco a poco, aprender.

-¿Cuál es su música de Navidad?

-Parecerá raro, una chalaúra, pero es la música del grupo Boney M. Era lo que sonaba en las fiestas, y cuando te sentabas con la familia a ver las galas de la televisión. Me gustaba la música de los Bee Gees.

Fotos

Vídeos