«La Navidad de Granada siempre ha sido de guitarras y bandurrias»

Francisco Manuel Díaz, en su taller de Gomérez, donde también demuestra que es un gran guitarrista lamenco./J.E.GÓMEZ
Francisco Manuel Díaz, en su taller de Gomérez, donde también demuestra que es un gran guitarrista lamenco. / J.E.GÓMEZ
Recuerdos de Navidad

Trabaja la madera para crear instrumentos de los que emanan delicados sonidos que llegan al corazón y llenan el espíritu en cualquier momento del año

Juan Enrique Gómez
JUAN ENRIQUE GÓMEZGranada

Se le puede ver bajo la tenue luz de su taller, escuchando la respuesta de la madera a sus suaves toques. Aprecia la cadencia de los sonidos, su profundidad y magnitud. Francisco Manuel Díaz crea arte con cada una de las guitarras construidas con sus manos y la mejor tradición de guitarreros granadinos. Recuerda el anuncio de la Navidad, cada 22 de diciembre, cuando los artesanos iban a tocar a los talleres de otros; guitarras, bandurrias y bulerías.

-¿Cambia la cuesta de Gomérez, a las puertas de su taller de guitarras, cuando llegan estas fechas?

-Sí, pero no cambia tanto el paisaje o la luz, sino la gente que suele venir por el taller. Buscan instrumentos para regalar o encargar y, sobre todo, amigos que vienen a felicitarte, a pasar un rato contigo por aquello de que la Navidad produce una sentimiento de fraternidad. Y los hay que buscan la participación de la Lotería, que suelo tener de la Peña de la Platería.

-¿La guitarra es un buen regalo de Navidad?

-Se ha incrementado mucho el interés por la guitarra, también como regalo de Navidad, pero en mi taller en particular se dan casos de personas que nos encargan alguna guitarra para Navidad, pero no es habitual porque no son instrumentos baratos. Tienen un alto precio, en consonancia con la calidad artesana al cien por cien, y suelen ser para profesionales. En cambio las guitarras para estudiantes o aficionados, más asequibles, sí son un regalo navideño. Hace solo unos días vino a encargarme una guitarra el joven guitarrista flamenco Rodrigo Fernández, que quería hacerse su propio regalo navideño.

-¿Cómo era la Navidad de un chaval de los años cincuenta en Granada?

-Especial, muy especial. Tengo un recuerdo muy latente. Mi madre era panadera, vendía en la plaza de Pescadería y con otras mujeres en esa zona de la ciudad, entre ellas la madre de Morente. El olor al pan, a los dulces de Navidad... Recorríamos los hornos del Albaicín y San Miguel Bajo para recoger el pan que luego vendía, y la Navidad era especial en esos ambientes. Los puestos de zambombas en Bib-rambla y los de pavos en la Trinidad... era una ciudad sencilla y entrañable.

-¿Cuál es su sonido de la Navidad?

-El sonido es el de la guitarra y la bandurria. Durante muchos años, los guitarreros de Gomérez nos juntábamos el día 22 y recorríamos, guitarras y bandurrias en mano, los talleres y los bares de otras zonas de la ciudad, cantando y tocando para anunciar la Navidad. Ya se puede uno imaginar lo que se formaba y cómo terminábamos a las tantas...

«Nací en Nochebuena, mi santo es el uno de enero, me tiene que gustar la Navidad»

-¿Qué tonada sería la elegida para tocar la Pascua?

-Sin duda, el tango y la bulería. Refleja lo más festero del flamenco y es lo ideal para estos momentos trascendentales del año.

-¿Es cierto que usted nació con la Navidad, en Nochebuena?

-Sí, resulta curioso, pero en esta época me felicitan por partida triple. Una por las fiestas, otra porque nací el 24 de diciembre, el mismo día que Enrique Morente, y una tercera porque me llamo Manuel, que se celebra el uno de enero. Así que es un tiempo en el que tienes una especial relación con tus seres queridos y tus amigos.

Fotos

Vídeos