La mitad de los jóvenes granadinos ha jugado alguna vez apostando dinero

Los videojuegos, por el móvil o consolas, entre las principales causas de las nuevas ludopatías./IDEAL
Los videojuegos, por el móvil o consolas, entre las principales causas de las nuevas ludopatías. / IDEAL

Entidades como Agrajer advierten del crecimiento de las adicciones ludópatas entre los menores de dieciocho años

JORGE PASTORGRANADA

Mientras la Junta de Andalucía deshoja la margarita de qué empresa gestionará el gran 'templo' del juego en la provincia, el Casino de Granada, colectivos que han mostrado su total oposición hacia esta oferta de 'ocio', como la Asociación Granadina de Jugadores de Azar en Rehabilitación (Agrajer), siguen advirtiendo de los peligros que conlleva esta actividad en forma de adicciones en todos los colectivos de población. Agrajer habla por experiencia propia y porque maneja datos que son ya algo más que una señal de alarma. Según las encuestas que realizan los técnicos de Agrajer entre estudiantes de Secundaria y Bachiller de Granada, cerca de la mitad de los jóvenes sondeados, concretamente el 47,5%, aseguran que han apostado alguna vez con dinero a lo largo de su vida. A esta cifra habría que sumar otra no menor -aunque aparentemente poco significativa en magnitudes absolutas-. Entre los usuarios de Agrajer se contabilizan ya cinco menores de edad. Hace dos años tan sólo atendieron a uno. Algo está pasando.

Marta López, psicóloga y directora técnica de Agrajer, comenta que, en apariencia, la cantidad de menores de dieciocho años que acude a ellos es aún baja, pero los programas de prevención que desarrolla esta entidad, que trabaja directamente en los centros educativos, anticipan la gravedad de un problema que afecta cada vez a gente más joven. Tanto es así que la edad media de los ludópatas en Granada se ha reducido de forma más que notable en los últimos ocho años, pasando de 40,1 años en 2010 a 33,4 en 2018. Un dato significativo. El enfermo con menor edad atendido por Agrajer el año pasado era prácticamente un niño: tenía tan sólo trece años.

23%
El 23% de las nuevas adicciones están relacionadas con la ruleta, según Agrajer.
45
Granada cuenta con 45 establecimientos autorizados de apuestas deportivas.

Especialmente preocupantes son también las estadísticas de dependencia de los videojuegos, con todas las consecuencias negativas que implica la palabra 'dependencia' en la salud de las personas. Especialmente entre los que son menos maduros. El 29,8% de los chavales preguntados por Agrajer afirma que le 'pegan' al joystick todos los días, y el 14,2% supera las dos horas diarias. «Esto es mucho», comenta Marta López, quien agrega que la gravedad de esta patología no depende tan sólo de que pasen más o menos horas, «sino que se aprecia en otros síntomas como la irascibilidad del chaval, que empiece a mentir, que tenga dificultades en los estudios o que no se junte con sus amigos y se aísle en casa». «A veces terminan refugiándose en las videoconsolas como vía de escape ante otros trastornos como puede ser una depresión», comenta esta especialista.

El paciente de menor edad atendido en Agrajer tiene tan sólo trece años LAS FRASES Marta LópezPsicóloga de Agrajer «En Agrajer, donde no hay listas de espera, trabajamos con los enfermos y sus familias» AngustiasMadre de menor ludópata «Escuchaba golpes en su cuarto; tiraba el móvil contra el suelo o la pared cuando le metían un gol» La edad media de los ludópatas ha bajado en Granada ya hasta los 33,4 años

Traspasando la línea roja

El problema se dimensiona cuando el susodicho va más allá y, burlando los sistemas que en teoría deberían garantizar que no se puede acceder a determinadas plataformas si no se tiene más de dieciocho años, empiezan a jugarse los euros -o para ser más exactos, los euros de sus familias-. Según Agrajer, el acceso a los salones está más controlado, pero no sucede lo mismo a través de Internet, donde resulta más sencillo suplantar personalidades. A todo ello hay que sumar la aceptación social hacia estos canales online.

Más allá de la red, Agrajer también llama la atención sobre los efectos del Reglamento de Apuestas Deportivas de Andalucía, que fue aprobado en septiembre del año pasado. Esta normativa marca un punto de inflexión para el sector en Andalucía. Según la información facilitada por la propia Consejería de Hacienda, en los primeros seis meses se contabilizaban ya 37 establecimientos de apuestas autorizados, a los que había que sumar otros ocho en trámite. Todos integrados en locales que ya existían. Una alternativa que, más allá de las tradicionales máquinas tragaperras, está atrayendo hasta estos negocios, duramente castigados por la crisis, un flujo adicional de público.

A pesar de ello, un porcentaje importante de los nuevos pacientes que empiezan tratamiento en asociaciones como Agrajer, el 23%, son adeptos a la ruleta, «que tiene un mayor poder de enganche porque se pueden obtener premios significativamente superiores a las cuantías que se ponen y porque se tiene la creencia errónea de que se pueden encontrar patrones que permitan 'ganar a la banca'».

Además de la ruleta, los juegos que en este 2018 han llevado a más granadinos hasta Agrajer son las apuestas deportivas (15,3%), el uso abusivo de los videojuegos (9,6%) y el póquer a través de Internet (7,6%).

Más

Fotos

Vídeos